Un ex jugador de fútbol rechazó la máxima distinción de la corona británica

Es muy poco común que alguien rechace ser miembro de la Orden del Imperio Británico (MBE su sigla en inglés).

El ingreso a esa orden de caballeros, fundada hace casi 100 años por el rey Jorge V, es uno de los honores más destacados del Reino Unido y está hoy reservado a personas que hayan hecho una contribución notable a la sociedad británica, a punto tal que la distinción la decide y entrega la propia reina.

Howard Gayle fue el primer jugador negro del Liverpool, uno de los equipos de fútbol más populares de Inglaterra. La reina lo invitó a integrar la selecta orden imperial por sus grandes méritos en la lucha contra el racismo en el fútbol y en el deporte en general.

La respuesta del ex jugador de 58 años fue contundente.

Desafortunadamente tengo que declinarlo (el premio) porque mis antepasados se revolverían en sus tumbas por como el imperio y el colonialismo los esclavizó

Tales las palabras que utilizó en su cuenta de facebook para anunciar que rehusaba recibir la distinción y anunciando que continuará con su trabajo en el programa que encabeza bajo el lema “Tarjeta roja al racismo”.

Mencionó también que otros quizás habrían actuado de un modo distinto pero que él lo habría sentido como “una traición a todos los africanos que perdieron la vida, o que sufrieron por culpa del Imperio“.

En declaraciones a la BBC, Gayle sostuvo que su decisión no daba lugar a una gran historia y añadió que si realmente se quiere integrar a las personas de diversos orígenes raciales en el Reino Unido, debería cambiarse el nombre de la orden suprimiendo la mención al Imperio.

El talentoso ex jugador comenzó su carrera en el Liverpool en 1977 y luego jugó en diferentes clubes de la principal Liga Inglesa. La afición local siempre recordará su ingreso en la semifinal de la Copa de Campeones europea de 1981 contra el Bayern Munich, cuando debió sustituir a la estrella Kenny Dalglish y a pocos minutos del final marcó el único gol del partido que le dio la victoria a su equipo.

Gayle recordó que el racismo era lo habitual en esa época y que ni los dirigentes ni los gobiernos intentaron combatirlo por muchos años.

racismoDestacó también los avances logrados en el fútbol actual pero advirtió la necesidad de eliminar también otros prejuicios que hacen vivir a mucha gente en la oscuridad.

En especial pidió terminar con la homofobia y resumió en una frase contundente su pensamiento al respecto: “Mucha gente sigue viviendo en una época oscura y piensa que la sexualidad se escoge, que se puede elegir ser homosexual o heterosexual”.

Es claro que, a pesar de los importantes progresos logrados, la lucha contra la discriminación sigue siendo indispensable para la efectiva vigencia de los derechos de todas las personas.

Renunciando a uno de los honores máximos que se conceden en su país, Gayle dio un nuevo ejemplo de coherencia y compromiso que merece ser destacado.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!