Operarse sin operarse: el tratamiento de una hora que arrasa entre las celebrities

Sin ingreso hospitalario, ni cicatrices, ni eternos y dolorosos postoperatorios. El futuro de la cirugía estética ya está aquí, es la remodelación corporal de última generación.

La silueta de las celebrities, influencers y cuadrilla de it girls que lucen sus curvas imposibles en Instagram ya no se esculpe a golpe de bisturí. Ni tan siquiera está en manos de la destreza de los artistas del retoque digital. Sino que se moldea con la tecnología médica más puntera. Tener un cuerpo 10, literalmente, de la noche a la mañana, es posible.

Se trata de una técnica quirúrgica de alta precisión que consigue esculpir el cuerpo evitando las incisiones traumáticas, los puntos de sutura y las consiguientes cicatrices. Y por esculpir la silueta se entiende desde fulminar los rollitos y reducir la antiestética piel de naranja hasta atenuar la flacidez de las zonas tratadas.

Esta técnica se practica habitualmente bajo anestesia local, no necesita hospitalización y cada tratamiento suele durar una hora. Además, por lo general, se puede hacer vida normal al día siguiente de la intervención.

Este procedimiento de remodelación corporal permite en una sola sesión moldear los glúteos, las piernas, la cintura y las caderas sin los problemas que conlleva la cirugía tradicional

Antes de someterse al tratamiento es necesario realizar una diagnóstico para descartar cualquier tipo de contraindicación, conocer los pormenores del método, sus alternativas, las posibles molestias y complicaciones y saber qué se puede conseguir y qué no.

¿Y el tratamiento cómo funciona? Este procedimiento de remodelación corporal consta de tres fases: localizar, modelar y tensar, y alisar. En primer lugar, se determina la cantidad de grasa que es preciso eliminar de cada zona para obtener un buen resultado. ¿Cómo? Mediante un escáner corporal de alta precisión, que permite visualizar el interior de las zonas a tratar y conocer su estado.

Una vez localizada la grasa, entra en acción el microcañón láser. Este dispositivo emite un haz de energía que atraviesa la piel sin dañarla para alcanzar el tejido graso y desintegrar los excesos previamente detectados. A su vez, esta técnica indolora provoca una contracción de la piel que atenúa la flacidez.

El precio del tratamiento, que se realiza en centros hospitalarios de prestigio, oscila entre los 2.000 y 3.000 euros.

A continuación, se introduce en la zona tratada, mediante una incisión milimétrica que no requiere puntos, un aparato de última generación que extrae los depósitos de grasa disueltos por la acción de la energía. Y por último, llega el momento de alisar, que consiste en realizar un masaje sobre las zonas afectadas con un rodillo motorizado que, literalmente, alisa la piel.

Fuente: La Vanguardia

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!