Francisco abre la puerta a los divorciados y a los homosexuales

El papa Francico pateó el tablero y avanzó en uno de los gestos más esperados de la Iglesia Católica: llamó a los sacerdotes a evitar posturas rígidas ante las situaciones familiares “irregulares”, como los divorciados vueltos a casar, y apoyó su readmisión en los sacramentos mediante un proceso de acompañamiento.

Así lo sostiene en su exhortación apostólica, “Amoris Laetitia” (“La alegría en el amor”), publicada este viernes, y en la que indica el “camino del discernimiento”: es decir, que un pastor identifique caso por caso las “situaciones irregulares”, como una pareja de divorciados vueltos a casar, para su readmisión en los sacramentos. “A las personas divorciadas que viven en nueva unión, es importante hacerles sentir que son parte de la Iglesia, que ‘no están excomulgadas’, y no son tratadas como tales, porque siempre integran la comunión eclesial”, defendió el Papa.

Y agregó: “Estas situaciones ‘exigen un atento discernimiento y un acompañamiento con gran respeto, evitando todo lenguaje y actitud que les haga sentir discriminadas, y promoviendo su participación en la vida de la comunidad”.

Por eso, el papa indica que “la lógica de la integración es la clave de su acompañamiento pastoral, para que no solo sepan que pertenecen al Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, sino que puedan tener una experiencia feliz y fecunda”. “Nadie puede ser condenado para siempre, porque esa no es la lógica del Evangelio”, subrayó el Papa.

 

Respeto para los homosexuales

Francisco también pidió respeto para los homosexuales y que no sean discriminados. Pero el paso fue más corto de esperado: aclaró que sus uniones no pueden ser consideradas matrimonio. De todos modos, enfatizó que “toda persona, independientemente de su tendencia sexual, ha de ser respetada en su dignidad y acogida con respeto, procurando evitar ‘todo signo de discriminación injusta’ y particularmente cualquier forma de agresión y violencia”.

En el documento, que recoge sus conclusiones en relación a los dos Sínodos de obispos sobre la Familia de 2014 y 2015, escribe respecto a las personas del mismo sexo que “la Iglesia hace suyo el comportamiento del Señor Jesús que en un amor ilimitado se ofrece a todas las personas sin excepción”.

Avances muy esperados, que ojalá sean apenas el inicio de un camino que integre, respete, iguale y armonice.

 

Seguí leyendo

Padres separados: lo que los hijos sí necesitan y lo que no

La felicidad, según el Papa Francisco

El Papa Francisco tiene sus propios emoticones

El Papa Francisco bautizó al hijo de su amigo cartonero

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo