Chopra: todos deseamos unirnos a los inadaptados

“Cómo si fuera un auto con dos volantes, el mundo está guiado por dos fuerzas que luchan por tener el control: la espiritual y la secular. Hoy en día, la fuerza secular tiene la ventaja, pero durante muchos siglos el poder radicó en la espiritualidad…Los visionarios eran visitados por Dios mismo y escuchaban su mensaje personalmente antes de aparecer en público para anunciar lo que Dios quería que la gente hiciera.” Dice Deepak Chopra al iniciar su nuevo libro.

Ya desde el prólogo, Chopra explora la evolución de Dios, relatando la vida de diez profetas, santos y místicos de la historia que tuvieron contacto con un poder divino. Contando la vida de personalidades tan disimiles como San Pablo, Job, Sócrates, Giordano Bruno, Shankara, Juliana de Norwich o Rabindranath Tagore, el autor nos impulsa a interpelarnos y a explorar los caminos de las creencias. “Los mundos milagrosos solo aguardan el toque de la conciencia” dice cuando narra la revelación que tuvo San Pablo, revelación que lo llevó a recorrer el mundo anunciando a Dios.

  “Para llegar a Dios, tu servicio debe ser a la vida misma, esto es, servir a todos los seres”.

Pero cada una de la vida de los santos, profetas y pensadores que nos relata Chopra va planteando posiciones distintas sobre lo que Dios es. Dice Chopra:  “La dicha no tiene nombre ni rostro. Los visionarios del mundo van en direcciones distintas y sus caminos se entremezclan, pero aún no ha surgido una interpretación unitaria de Dios.”

Chopra sostiene que Dios evoluciona y que por eso es que nos sigue hablando. Pero esto, que en otra época bien podría valer una condena por herejía , el autor lo hace girar sobre su eje y acto seguido explica que lo que evoluciona es nuestra comprensión sobre la existencia de Dios. Nuestra creencia, y por ende Dios mismo, se transforma con cada siglo que pasa. En este libro, escrito en clave de narración por partes y de enseñanza en otras, Chopra nos acerca a las lecciones universales y nos pone frente a nuestras propias concepciones sobre la verdadera naturaleza de Dios.

  “La única certeza es que Dios tiene muchas más caras que mostrarnos. Las cosas no están del todo dichas. En lo absoluto”

Pero Chopra va más allá y nos propone una conexión fluida con nuestra alma, con nuestra esencia para llegar a estar en contacto con Dios y tener esa comprensión de lo divino de la que nos hablan los profetas. Quienes dan un paso al frente para exponer y anunciar su vínculo con Dios, pasan a formar parte de un grupo variopinto de locos, artistas, avatares, rebeldes y santos. Un grupo de inadaptados sociales. Y se pregunta: “¿Acaso no deseamos todos, en cierto modo, unirnos a los inadaptados?”

dc2

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo