República Checa: mendigos convertidos en zona WiFi

La asociación checa Wifi4Life va a equipar a los mendigos de Praga con un router Wi-Fi y un cargador USB para proporcionar acceso a Internet a los transeúntes en la calle, a cambio de ayuda material y financiera. “Ellos están en la calle y la mayoría de las veces no tienen nada que hacer y queremos que empiecen a trabajar”, explicó el presidente de la asociación para defenderse de las críticas recibidas a su proyecto.

La idea surge después de que este verano la asociación realizara una campaña de crowdfunding con el objetivo de ayudar a las personas sin hogar que aceptaran llevar routers Wi-Fi para los residentes y los turistas.

La campaña no logró el dinero necesario (requerían 5.500 euros y consiguieron sólo 388 euros en dos meses), pero ahora han logrado ponerla en funcionamiento en Praga ofreciendo a los mendigos que quiera participar comida, ropa, alojamiento y 5 euros diarios.

“Nosotros empezamos en octubre con nuestro propio dinero”, dice Lubos Bolececk, presidente de WiFi4Life a TorrentFreak. “Queríamos recaudar 5.500 euros, pero no tuvimos éxito, por lo que todo el dinero se ha devuelto a los donantes”.

La capital checa ha mostrado su interés por el proyecto y ya se ha reunido con la asociación para empezar a ponerla en funcionamiento a partir de 2016. La idea es que para facilitar el acceso inalámbrico a los transeuntes, las personas sin hogar, que se identificarán por llevar una camiseta de Wifi4Life, irán equipados con un router TP-LINK 3G, que posee una autonomía de 6 horas.

El dispositivo emite señal a unos 20 metros de distancia, y puede aceptar hasta 10 conexiones simultáneas con un rendimiento de 1 Mbps. Además, la persona llevará una estación de carga de USB que se puede utilizar para recargar el router o para proporcionar servicio de carga de móviles a quien lo necesite.

Según Bolececk, las personas que participen recibirán una cantidad económica mayor de lo que podrían conseguir en el caso de vender el router o la estación de carga. “La venta en una tienda de segunda mano no le traería más de 10 euros, pero la asignación, el alojamiento, la comida y la ropa tiene un valor más alto que eso. Si se roba el router, perderá mucho más de lo que va a ganar”, afirma.

El día de un ‘oficial de hotspot’ (como les han llamado) sería el siguiente:

08.00 horas. Se pone en marcha desde el refugio hasta el centro de la ciudad en transporte público.
08.30 horas. Recibe un desayuno y el dispositivo de punto de acceso Wi-Fi
09.00 horas. Se dirigirá a su área donde compartirá Wi-Fi y una sonrisa.
12.00 horas. Recibe un cupón de almuerzo.
17.00 horas. Final de la jornada de trabajo. El oficial de punto de acceso recibe una cena y el subsidio.

La semana laboral sería de miércoles a domingo y todo lo costearía la asociación, tanto los billetes de transporte como los cupones para las comidas que serán de restaurantes asociados.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo