2017: el año en que podremos ver 50 cometas surcando el cielo

Observar el cielo, buscar signos ocultos, descifrar señales escondidas entre las estrellas y darle un significado a esos extraños objetos fulgurantes que pasan indiferentes dejando un surco en la noche ha sido por milenios una de las actividades humanas más destacadas, reservadas a aquellos con ciertas capacidades especiales.

Esos magos, brujos, astrólogos, esa gente de todos los días que levantaba sus ojos al cielo sorprendidos y extasiados ante la infinita cinta blanca de estrellas tendría este año una increíble cantidad de razones para estar sorprendida.

Este 2017 el cielo será especialmente rico en presencia de cometas y muchos de ellos se percibirán incluso a simple vista y sin aparatos muy sofisticados.

Seis de ellos se podrán observar con binoculares y un séptimo, muy luminoso, a ojo desnudo, anticiparon especialistas en astronomía.

“Se trata de un fenómeno más bien raro que en un mismo año los cometas visibles lleguen a ser tan numerosos”, explicó el astrofísico italiano Gianluca Masi, responsable de Virtual Telescope.

De estos siete cuerpos celestes, cuatro son “viejos conocidos”, a los que se los llama cometas periódicos ya que se hacen ver a intervalos regulares, más o menos breves, y sus nombres se distinguen con la letra P.

El primero, bautizado 45P/Honda-Mrkos-Pajdusakova, pasa frente a nosotros más o menos cada cinco años y arribó a mediados de diciembre justo para el final del año que se fue. “Este cometa alcanzará su máxima visibilidad en febrero”, anticipó Masi.

Imágen del 45P/Honda-Mrkos-Pajdusakova tomada en su paso en el año 2011

En efecto, el próximo 11 de febrero se hallará a su mínima distancia de nuestro planeta, aproximadamente a unos 13 millones de kilómetros. A partir de ahora, en el hemisferio norte con un binocular apuntado hacia el este poco antes de la salida del Sol, cerca de las 6:30 de la mañana, es posible visualizar al C/2016 U1 Neowise y, con un poco de suerte, también se podrá ver la lluvia de estrellas fugaces de invierno, las Cuadrántidas.

Siempre en este período, alto en el cielo, en las primeras horas matinales, se verá un tercer cometa, el C/20015 V2 Johnson, visible hasta mediados de año.

También febrero será el mejor mes para observar el cometa 2/P Encke, particularmente visible al norte de la Tierra, antes de que en marzo alcance su punto más vecino al Sol, denominado perihelio, y vuelva imposible divisarlo. Para volver a hallarlo en el cielo se deberá esperar poco más de tres años -lo que dura su órbita- ya que se trata del cometa más rápido de los cerca de 4.000 conocidos hasta ahora.

Y si bien el cielo de febrero estará “colmado”, a fin de ese marzo llegará el momento en el que el 41P/Tuttle-Giacobini-Kresak podrá “incluso ser visible a ojo desnudo”, según el experto.

Y nos reservamos para el final la magnífica exclusividad que tendrá el hemisferio sur con el cometa 96/P Machholz, el cual será solamente vsible en esta región del mundo

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!