Revelan que el sol ralentiza la expansión del coronavirus y reduce la mortalidad

Alex Bäcker, científico argentino radicado en Estados Unidos, realizó una investigación que revela la influencia positiva de la luz solar para luchar contra el Covid19. El estudio también demuestra que los latinos se mueren menos en esta epidemia.

Imaginá que sos una criatura extraterrestre que intenta entender cómo escapar de un automóvil, de un barco o un avión que te persigue. Imaginá que no sabés cómo funcionan y que no podés verlos, pero podrías rastrear desde dónde aparecieron. Con suficientes datos sobre dónde apareció el barco, descubrirás que debés evitar el agua. Entendiendo desde dónde apareció el automóvil, aprenderás a evitar las carreteras, y con suficientes datos sobre dónde se mueve el avión, aprenderás a permanecer bajo tierra… O al menos a evitar los aeropuertos.

Del mismo modo, una pandemia ofrece a los científicos millones de datos sobre dónde va el virus y dónde no. Dónde es más mortal y dónde menos. Este tipo de datos puede dar pistas sobre cómo evitarlo o reducir el riesgo de infectarnos y de cómo combatirlo. Este enfoque se llama epidemiología comparativa global” y ha estado prácticamente ausente durante los primeros cuatro meses de esta pandemia, que ya se ha cobrado más de 100.000 vidas.

Podés leer: Obesos y diabéticos: cómo combatir la vulnerabilidad ante el coronavirus

En las últimas semanas, me he dedicado exactamente a ese ejercicio. He aprendido que el COVID-19 se propaga más lentamente en lugares con más luz solar. He aprendido que la cantidad de casos de COVID-19 crece “menos rápido” si el ciclo de incubación se produce en días con más luz solar.

Las estadísticas revelan que esta pandemia se originó en Wuhan durante el mes más oscuro del año en ese lugar, y en el mes de enero más oscuro en más de una década

Mayor impacto en los afroamericanos

Los afroamericanos han estado muriendo por COVID-19 en números desproporcionadamente altos. Mi investigación muestra que ésto sucede mucho más en lugares con menos luz solar.

En Milwaukee, por ejemplo, mueren al 670% de la tasa del resto de la población. Sin embargo, en Florida, mueren solo a un ritmo 8% mayor que el resto de la población. Esto, de nuevo, es consistente con un papel importante de la luz solar en la lucha contra COVID-19: en lugares con mucho sol, incluso las personas de piel oscura obtienen suficiente luz solar, pero en lugares con menos luz solar en esta época del año, las personas de piel oscura tienen una desventaja más marcada.

De hecho, mi investigación muestra que una etnia tiene una tasa de mortalidad por casos confirmados (cCFR) mucho más baja para COVID-19 que el resto de la población: los latinos. Y aunque los negros latinos tienen más probabilidades de ser diagnosticados con COVID que los negros no latinos, los negros latinos muestran una tasa de  mortalidad un 75% más baja que la de los afroamericanos no hispanos.

La misma tendencia es cierta para todas las demás razas examinadas: los nativos americanos latinos mueren menos que los no latinos, al igual que los asiáticos latinos. ¿Qué explica la mayor defensa de los latinos contra la muerte por COVID-19? La respuesta, una vez más, puede tener que ver con el sol: mi investigación muestra que los latinos pasan más tiempo al aire libre que cualquier otra etnia en los Estados Unidos.

Durante la gripe española de 1918, los hospitales de Boston que expusieron a los pacientes al sol vieron una reducción de la mortalidad entre el 13 y el 40%

Estamos en el medio de un mínimo del ciclo solar, cuando el campo magnético del sol se invierte y la irradiancia solar total que llega a la Tierra es mínima, al igual que la cantidad de manchas solares. La última pandemia, H1N1, ocurrió durante el último mínimo del ciclo solar. La pandemia de gripe española de 1918 ocurrió durante un ciclo solar máximo.

Cuando se trata de pandemias virales, el giro del campo magnético del Sol parece importar, en ambos extremos. Mientras que, una mayor actividad solar e irradiación, generalmente se correlacionan con más manchas solares, el paso de una mancha solar reduce temporalmente la irradiación que llega a la Tierra.

De hecho, mi investigación encontró que los casos de COVID-19 crecen más rápido un ciclo de incubación viral después de días con un mayor número de manchas solares.

Podés leer: Un estudio revela que tomar más vitamina D reduce el riesgo de infección por coronavirus

El Covid-19 y el sol

El coronavirus-COV-2 es un virus de ARN. Los virus de ARN son monocatenarios. Eso significa que no tienen una copia de seguridad de la información genética que pueda usarse para reparar el daño causado por la radiación ultravioleta. Eso hace que el COVID-19 sea particularmente sensible a los rayos del sol. De hecho, el virus evolucionó en un murciélago, un animal nocturno, por lo que no fue seleccionado por su resistencia a la luz solar.

La luz solar también estimula la producción de vitamina D, una vitamina que, se sabe, aumenta la respuesta inmune y reduce la producción de citoquinas proinflamatorias, algo que también podría explicar algunos de los beneficios de la luz solar, ya que la infección por COVID-19, como el H1N1, da lugar a una tormenta de citoquinas.

Esto no significa que no puedas enfermarte a la luz del sol. La lucha contra el virus es un juego de probabilidades. La propagación de la enfermedad se ralentiza significativamente cuando el sol brilla más fuerte

En resumen, ésta es una enfermedad de la oscuridad. Y aunque el distanciamiento social salva vidas -mi investigación mostró que hay un fuerte aumento en los diagnósticos de COVID-19 un ciclo de incubación viral después de días en que las personas se mueven más, según lo medido por los datos de la ubicación de su teléfono celular-, es posible que necesitemos aprender a mantenernos separados a distancias seguras pero no encerrados en las sombras sino a la luz del sol.

 

  • Alex Bäcker es argentino. Tiene un Ph.D. en Biología de la Universidad de Caltech, donde sirve en la Junta de Ciencia y Tecnología de la Información. También posee títulos del MIT en Biología y Economía, y cofundó QLess, la aplicación de distanciamiento social que elimina las salas de espera abarrotadas y las filas. Los documentos de investigación originales que amplían los hallazgos, aún en proceso de revisión por pares, se pueden encontrar en este link.

Te puede interesar: 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo