Cifras oficiales: España registró más de 28.000 muertos por coronavirus

El nuevo balance supone un incremento de 1.177 muertos respecto al informe anterior, que no se actualizaba desde el 7 de junio, cuando se registraron 27.136 fallecidos.

El Ministerio de Sanidad de España elevó la cifra total de fallecidos por coronavirus a 28.313 personas tras casi dos semanas sin actualizar este dato, mientras realizaba un trabajo de “depuración” con la intención de cerrar la polémica abierta en torno al recuento de las víctimas.

El nuevo balance supone un incremento de 1.177 muertos respecto al informe anterior, que no se actualizaba desde el 7 de junio, cuando se registraron 27.136 fallecidos

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias señaló que la cifra de 28.313 fallecidos fue definida en base a los muertos con diagnóstico de Covid-19, según datos aportados por los gobiernos regionales. Admitió que el número de muertos podría ser más elevado aunque no se puede confirmar.


En cuanto a los contagios, al día de hoy se registraron 143 nuevos casos, lo que elevó el total a 245.688 infectados, de los cuales 1.994 siguen hospitalizados y 312 en UCI (Unidades de Cuidados Intensivos).

Por otro lado, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, informó que desde el 11 de mayo último en España se produjeron 34 brotes de coronavirus, de los que solo quedan activos nueve, que afectaron a un total de 982 personas.

Tanto unos como otros “están bajo control”, subrayó el funcionario, convertido en uno de los máximos responsables de la gestión del brote de la Covid-19 en España.

Asimismo, Illa subrayó que España es de los pocos países de Europa, por no decir el único, que tiene el alcance real de la epidemia”, mencionando el estudio de seroprevalencia.

“Sabemos que se infectó un 5% de la población, con variabilidad entre provincias”, dijo el ministro, quien cifró en 2,3 millones los contagios reales.

En el inicio de la crisis sanitaria en marzo, el Ministerio de Sanidad español solo detectaba los casos graves de Covid-19, de las personas que llegaban a los hospitales y se hacían pruebas PCR. De esos diagnosticados se desprendía la cifra de fallecidos, pero quedaron fuera miles de ancianos que murieron en geriátricos o en sus domicilios.

El desfase entre los fallecidos detectados por las funerarias y las personas con diagnóstico reconocidos por Sanidad avivó la polémica política debido a que la oposición de derecha y la extrema derecha comenzaron a acusar al gobierno de Pedro Sánchez de querer ocultar la cifra real de muertos.

A pesar de ello, el gobierno español mantuvo su criterio, que está respaldado por la OMS, pero también depuró la serie histórica en la que supuestamente se habían registrado duplicidades y otros errores debido a problemas de comunicación con las autoridades sanitarias regionales.

Leé también: