Inédita protesta en cárcel de Rosario: los líderes de una banda narco piden usar celulares

Cuando los límites de lo razonable se van corriendo, día a día, imperceptiblemente, no nos damos cuenta. Pero de repente escuchamos un ruido raro, alzamos la mirada y vemos que lo que está a nuestro alrededor no era tal como creíamos. Podemos descubrir, por ejemplo, que las barreras que separan el sentido común de lo increíble ya no existen.

Y esta vez el “ruido raro” lo provocó una insólita protesta que se produjo en el penal de Piñero, ubicado a 25 kilómetros de Rosario. Lo que ocurrió fue que los familiares de los presos, encabezados por los miembros del clan narco Los Funes, se negaban a salir de la cárcel en reclamo a que las autoridades del Servicio Penitenciario dejen usar los teléfonos celulares a los reclusos alojados en el pabellón 14.

Recordemos que la banda narco protagoniza una guerra por el control territorial del narcomenudeo en la zona sur de Rosario y busca convertirse en los herederos de “Los Monos”.

Lejos de preferir aguardar la condena con las condiciones lógicas que la seguridad impone, los reclusos aprovecharon, el día de visita de sus familiares para iniciar una protesta en reclamo de la utilización de celulares para comunicarse con el exterior en el pabellón que ocupan Alan y Lautaro Funes.

La protesta duró hasta las 22 y se levantó tras una extensa negociación con las autoridades.

En ese pabellón están alojados los líderes del clan Funes, que durante los primeros meses de este año fueron protagonistas del recrudecimiento de la violencia en Rosario.

  • Alan Funes, de 19 años, fue quien se filmó con un teléfono celular durante las fiestas de fin de año disparando con una ametralladora mientras se encontraba con detención domiciliaria en la casa de su abuela, acusado de un homicidio. Luego, fue detenido el 23 de enero junto con su novia, y fue imputado de dos asesinatos.
  • Lautaro Funes , alias Lamparita, está alojado con Alan en ese pabellón.
  • Jonathan, el otro hermano, fue asesinado a unos metros de esa cárcel a principios de febrero pasado en una emboscada cuando iba con su novia en un Audi A4.

La protesta duró hasta las 22, y se desactivó luego de que las autoridades pudieron llegar a un acuerdo a través de una “charla”, sin uso de la fuerza con los familiares de los presos. Se buscaron alternativas de comunicación, por ejemplo, el uso más flexible del teléfono fijo que dispone el penal. Sin embargo, no descartó que se apliquen sanciones a los internos que podrían ser la suspensión de visitas o bien la aplicación de visitas, pero sin contacto físico.

La semana pasada, el Servicio Penitenciario realizó requisas en el lugar y está avanzando con la instalación de inhibidores de señal para evitar que los internos violen las normas de seguridad y provocaron el enojo de los presos que aseguraron estar “incomunicados”.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!