Adios a Marcos Mundstock, una de las más grandes figuras del humor

Con una capacidad única para escribir geniales guiones, interpretar y hacer humor, Mundstock fue locutor profesional, redactor publicitario, actor y humorista.

Hoy las agujas que marcan el ritmo incesante del reloj se detuvieron. El mundo del humor, y el de todos nosotros, está de luto. El inolvidable “Johann Sebastian Mastropiero” se ha quedado sin su máximo representante. El actor y humorista Marcos Mundstock, figura clave del grupo Les Luthiers, murió este miércoles 22 de abril a los 77 años.

Durante más de medio siglo, este descendiente de inmigrantes judíos procedentes de Polonia compuso malabarismos con el idioma español al elaborar los guiones de Les Luthiers, el grupo argentino que mezcla el humor culto con la música perfecta, y los instrumentos tradicionales con estrafalarios artilugios inventados.

En enero pasado se había anunciado que el artista se mantendría alejado de los escenarios a lo largo de todo el año. “Su prioridad para los próximos meses será guardar reposo, seguir adelante con su tratamiento y realizar, posteriormente, el debido proceso de rehabilitación”, se informó por entonces.

Les Luthiers emitió un comunicado anunciando la muerte del humorista e integrante del grupo. El artista estaba en su casa y luchaba contra una dura enfermedad desde hace más de un año

“Después de más de un año de lidiar con un problema de salud que se tornó irreversible, Marcos, nuestro compañero y amigo, finalmente partió. De ahora en más, cada uno de nosotros deberá empezar a transitar el doloroso camino de aprender a convivir con su ausencia”, señala el comunicado hecho por sus compañeros de Les Luthiers.

“Nos quedarán tantas cosas de Marcos, que aun en medio de la tristeza y el dolor que estamos viviendo, no podemos dejar de agradecer a la vida, y de sentirnos privilegiados de haber recorrido con él todo este tramo del camino”, finaliza el comunicado que firma Les Luthiers.

El fallecimiento del actor, guionista y exlocutor es el tercero que sufren Les Luthiers, tras los de Gerardo Masana en 1973, a los 36 años, y Daniel Rabinovich en 2015, cuando tenía 71.

La vida de Marcos Mundstock

Marcos Mundstock nació en una fecha patria (nada menos, el 25 de mayo) en 1942, en Santa Fe. Él mismo relató que “mis padres llegaron a la Argentina a principios de los 30, mi papá era relojero, había aprendido su oficio en Lviv. ¡Y claro que me influyó la cultura que traían!  En mi casa se escuchaba música clásica, también yidish e italiana. De esa mezcla me viene el gusto por tantas cosas.”

“Además, a mi papá le encantaba contar chistes, en casa se cultivaba el humor judío, la autoironía. Cuando nos instalamos en Buenos Aires, ya había dos teatros en yidish y pocas ciudades tenían tanta vitalidad cultural. Se parecía en eso a Nueva York. Y a veces, cuando nos dicen que tenemos algo del humor de Woody Allen, pienso que nos criamos en un mundo parecido”, contó también Mundstock.

“Quise ser abogado, ingeniero, aviador, cowboy, benefactor de la humanidad, tenor de ópera, Tarzán, amante latino, futbolista y otras cosas más”, contó Mundstock en su momento

Cuando terminó el secundario comenzó Ingeniería, más por mandato que por vocación. Y mientras tanto, con más disfrute, hacía locución en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER).

Allí conoció a Gerardo Masana, estudiante de Arquitectura; Jorge Maronna, de Medicina; Daniel Rabinovich de Derecho y Carlos Núñez Cortés, de Química Biológica. De ese grupo que parecía tan distinto nacería un grupo que cambiaría la historia de la música y el humor en la Argentina. El 4 de septiembre de 1967, Masana, Mundstock, Rabinovich y Maronna formaron Les Luthiers. Los esperaba una Buenos Aires que hervía culturalmente.

El grupo Les Luthiers actuó por primera vez en Argentina ese mismo 1967 y, desde entonces, el conjunto, que había comenzado como un pasatiempo universitario, se convirtió en una agrupación profesional. Sus espectáculos se caracterizan por una combinación de música y humor inteligente, además de una peculiar utilización de instrumentos musicales creados por ellos mismos a partir de elementos cotidianos.

Los espectáculos se fueron sucediendo y el éxito pronto convirtió a Les Luthiers en un clásico del humor de habla hispana. En 1974 desembarcaron en España, que llevó hasta el premio Princesa de Asturias en la categoría Comunicación y Humanidades, en 2017. Al recibir la noticia del premio Mundstock dijo con su “seriedad” característica: “El célebre compositor Johann Sebastian Mastropiero está indignado, desde el rincón desde el que se esconde, por el otorgamiento del premio Princesa de Asturias a esos músicos que solo se ocupan en denigrarlo”.

En paralelo a su actividad en el grupo, Mundstock se metió en el cine. Fue la voz en off de Quebracho y Metegol, y puso el cuerpo tanto en dramas como Cama adentro y Roma, y comedias como No sos vos, soy yo y Mi primera boda.

Los fanáticos de Les Luthiers despedimos a nuestro querido Marcos. Nos queda su obra y los innumerables videos donde su humor delicado y sus interpretaciones perfectas nos seguirán haciendo reír, como hoy, hasta las lágrimas.

Para seguir leyendo: