Neuroestimulación: tras 15 años en estado vegetativo, un hombre recupera la consciencia

Hace 15 años en la ciudad francesa de Lyon un hombre quedó en coma a causa de un accidente de tránsito. Ahora ha recuperado un estado de mínima consciencia después de que un equipo médico le aplicase una técnica de neuroestimulación experimental.

La investigación, liderada por el Centro Nacional para la Investigación Científica, de Francia, (CNRS por sus siglas en francés), modifica sustancialmente las perspectivas de los pacientes cuyo estado de inconsciencia se considera irreversible.

Según explicaron los médicos en un artículo publicado en la revista Current Biology, los investigadores estimularon eléctricamente un nervio del paciente, el nervio vago, durante un mes. Relatan allí que hace dos semanas le implantaron un aparato en su pecho encargado de enviar pulsos eléctricos al nervio vago, que conecta el cerebro a otros órganos principales del cuerpo.

Según los científicos, esta técnica de estimulación nerviosa pudo haber incrementado el nivel de conciencia del hombre de 35 años. La estimulación del nervio vago ya se utiliza para ayudar a personas que sufren de epilepsia y depresión. Este nervio craneal se extiende desde el cerebro hasta otras partes del cuerpo, incluyendo el corazón, los pulmones y el intestino. “Vago” significa “divagar” en latín.

Según los investigadores, los resultados de su estudio cuestionan la idea de que los trastornos de conciencia que duran más de 12 meses son irreversibles.

Angela Sirigu, una de los autores de la investigación que se desempeña como neurocientífica del Institut des Sciences Cognitives Marc Jeannerod en Lyon, Francia comentó que la actividad del nervio vago es “importante para la agitación, el estado de alerta y la respuesta de lucha o huida”.

Después de un mes de estimulación, la atención, los movimientos y la actividad cerebral del paciente mejoraron significativamente. Su madre asegura que presta más atención cuando le leen un libro. Incluso se emocionó cuando le pusieron su música favorita. Al escuchar la sintonía, una lágrima brotó de su ojo. “Cuando vimos como una lágrima caía por su mejilla fue… emocionante”, expresó Sirigu.

La neuroestimulación aumentó la conectividad en varias áreas del cerebro del paciente

La razón para elegir específicamente a dicho paciente se debe a que si él llegaba a presentar cambios después de la estimulación al nervio vago, entonces “éstos no podrían ser resultados del azar”, indicó Sirigu.

Según el informe, este mecanismo se usó únicamente en este paciente, pero los investigadores dijeron que planean expandir su trabajo a otros por los sustanciales avances que observaron.

“La plasticidad cerebral y la reparación cerebral son aún posibles aún cuando la esperanza parece haberse desvanecido”, aseguró la investigadora Angela Sirigu.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!