Perdón Alfonsín: tristezas de un país donde ya nadie vive ni descansa en paz

El mausoleo del ex presidente Raúl Alfonsín en el cementerio de la Recoleta amaneció este sábado pintado con consignas peronistas. Buena Vibra se suma al repudio de cualquier forma de vandalismo y violencia y recupera los valores de un presidente que confió en la paz y la Justicia como única opción saludable de un buen país.

Las imágenes duele, ofenden. El acto de vandalismo en el mausoleo del expresidente Raúl Alfonsín no debe ser minimizado ni considerado un hecho anecdótico menor. En una sociedad cansada de violencia y necesitada de valores, las pintadas peronistas sobre su tumba suman un dolor más a una década marcada por una crisis profunda de la convivencia democrática.

El respeto (y su dolorosa ausencia) es un dato que no podemos seguir subestimando. La Argentina necesita superar los enfrentamientos estériles, las agresiones constantes, la construcción de un enemigo ante cualquier diferencia, los extremos que cierran los ojos a cualquier matiz de gris.

Manchar de odio y de grieta el lugar donde una persona descansa en paz siempre es repudiable. Nadie lo merece. Y menos aún quien nos devolvió la calma y la cordura tras la dictadura más sangrienta de nuestra historia.

Alfonsín fue el primer Presidente de la democracia recuperada pero, por sobre todo, es un referente de la historia reciente de la Argentina que genera un recuerdo afectuoso en muchos y un respeto bien ganado en casi todos. Es más: fue, justamente, para muchísimos jóvenes de los años 70, una alternativa fundamental cuando la opción violenta se imponía como el único camino a seguir. Alfonsín dijo “no a las armas” y llamó a la paz y a la construcción de la recuperación democrática desde otro lugar.

Respetar su memoria es una necesidad de todo el país, más allá de los legítimos disensos partidarios: fue un presidente honesto que jugó un rol clave en la recuperación democrática y en la confianza en la Justicia y las instituciones para recuperar la paz social y el bien común

Por fortuna, las primeras reacciones encolumnan a la dirigencia política en un cerrado repudio a los violentos que, despreciando las más elementales pautas de convivencia de una sociedad democrática, invadieron y vandalizaron su mausoleo.

 

Quizás sea un aporte póstumo de un hombre honesto e intachable para acercarnos a un clima de respeto mutuo, de solidaridad y de participación en la vida institucional del país que tanto necesita de esos valores. Los mismos que Alfonsín postuló a lo largo de su existencia y que la Historia argentina le agradecerá para siempre.

Perdón Raúl. A la enorme mayoría del país nos duele ofenderte de esta manera. Y la enorme mayoría del país espera que tu sueño -que con la democracia se coma, se viva y se eduque- sea el destino que honremos conseguir.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!