Suecia se prepara para una guerra mundial: reparte manuales de supervivencia a los ciudadanos

Suecia se prepara para enfrentar una situación de conflicto bélico de dimensiones globales. El próximo 28 de mayo —y durante una semana—, los ciudadanos del país escandinavo recibirán en su casa instrucciones precisas en caso de situaciones de crisis que, llevadas al extremo, podrían derivar “en una guerra”, según el propio Gobierno.

El Ejecutivo, liderado por el socialdemócrata Stefan Löfven, ha decidido enviar todos los hogares (4,8 millones) un folleto presentado este lunes y titulado “Si llega la crisis o una guerra”. Esta medida llega en momentos en que Suecia considera unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a raíz de las incursiones rusas en su espacio aéreo y aguas territoriales en los últimos años.

En el librito, que se puede descargar ya en Internet, se dan indicaciones para que los ciudadanos puedan seguir abasteciéndose de agua, calefacción y estar comunicados “en caso de que la sociedad no funcione de una forma normal”, explica la Agencia de Contingencia Sueca (MSB, por sus siglas en sueco) en su página web.

La última vez que se llevó a cabo esta práctica en el país escandinavo fue en 1961, en plena Guerra Fría, y la primera, durante la Segunda Guerra Mundial

“El propósito de este folleto es ayudarnos a estar mejor preparados para las consecuencias de todo, desde accidentes graves, condiciones climáticas extremas y ataques informáticos hasta conflictos militares”, dice la primera página del documento.

En el manual de 20 páginas, se aconseja confeccionar listas de verificación de alimentos, agua, elementos de abrigo y comunicación y se proporciona información sobre alarmas de emergencia, advertencias de ataques aéreos y localización de refugios antiaéreos.

A lo largo de sus páginas, este manual de supervivencia enumera las amenazas a las que está expuesto el país: guerra, atentado, ciberataque, accidentes graves o catástrofes naturales. “Aunque Suecia es más segura que muchos otros países, aun hay amenazas a nuestra seguridad e independencia. Si estás preparado, estás contribuyendo a mejorar la capacidad del país para hacer frente a una gran tensión”, señala el folleto.

Por qué ahora

Desde la anexión de la península ucrania de Crimea por parte del presidente ruso, Vladímir Putin, en 2014, Suecia —y en general la región del Báltico y del este de Europa— ha ido desarrollando una estrategia militar de una forma paulatina. El año pasado, el país nórdico envió tropas a la isla de Gotland (en medio del mar Báltico), y en 2016 acordó restablecer el servicio militar obligatorio para hombres y mujeres. A finales de año, la OTAN iniciará en Noruega ejercicios militares con 35.000 soldados en el Ártico.

“No hemos usado expresiones como ‘defensa total’ o ‘alerta máxima’ en 25, 30 años o más. Por lo tanto, el conocimiento que tienen los ciudadanos es muy escaso”, indicó Christina Andersson, de la Agencia Sueca de Contingencias Civiles, al diario británico Financial Times.

En septiembre pasado, Suecia llevó a cabo su mayor ejercicio militar en 23 años, con maniobras en las que participaron 19.000 soldados, entre suecos y procedentes de países aliados como Finlandia, Dinamarca, Estonia, Letonia, Lituania, Francia, Noruega y Estados Unidos. Además, el año pasado Estocolmo anunció negociaciones para comprar un sistema de defensa de misiles Patriot, fabricado en Estados Unidos.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!