Terremoto en México: sismo de 7.5 grados con epicentro en Oaxaca

El temblor provocó la evacuación de edificios en todo el territorio. La Administración Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos emitió un alerta por posible tsunami.
terremoto en mexico

Un fuerte terremoto sacudió el martes el centro y sur de México, con un balance preliminar de al menos un muerto y un herido por un derrumbe cerca del epicentro del movimiento telúrico, donde también ha habido daños leves a fachadas de algunas viviendas, según autoridades.

La magnitud del terremoto

El terremoto, cuya magnitud fue rebajada a 7.5 en la escala de Richter desde una inicial de 7.7 según el Servicio Geológico de Estados Unidos, movió edificios y envió a miles de personas a las calles en los diferentes estados donde se sintió, provocando algunas escenas de pánico.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos emitió una alerta de tsunami para México, Guatemala, El Salvador y Honduras.

El gobernador del estado sureño Oaxaca, donde se produjo el epicentro del terremoto que tuvo una profundidad de 10 kilómetros, informó a una emisora de radio del fallecimiento de una persona y de un herido a consecuencia de un derrumbe en la población Crucecita.

Magdalena Castellanos se encontraba en la localidad oaxaqueña Santiago Astata, próxima al epicentro, cuando se produjo el temblor, que provocó que varias rocas rodaran de las laderas y alarma entre los ciudadanos, dijo a Reuters por teléfono.

“Fue muy intenso, muy fuerte. A mí no me había tocado sentir un sismo de este magnitud en el pueblo de Santiago Astata”, dijo la mujer de 60 años, cuyos hermanos tienen un hotel en la zona que sufrió varias grietas, mientras se producían algunas réplicas del sismo.

Protección Civil de México advirtió que se esperan “variaciones anómalas” del nivel del mar de hasta 113 centímetros y recomendó a la población a mantenerse alejada de las playas.

El último gran sismo que se sintió en el país fue en septiembre del 2017, cuando murieron varios cientos de personas y miles de edificios resultaron dañados y varias decenas colapsaron. “Sonó la alerta sísmica y ya la gente de Gayosso (funeraria) nos indicó la salida. Estábamos en el cuarto piso y cuando veníamos por el tercero sentimos el jalón”, dijo Magdalena Rubí, una mujer de 52 años que estaba en el velorio de un familiar e la capital.

“Lo que nos ayudó es que nos veníamos sosteniendo en las escaleras peor ya al momento de llegar a la planta baja nos sentimos mareados”, agregó.

Agencia Reuters

Te puede interesar: