Una pareja perdida hace 75 años reapareció momificada en un glaciar

Una pareja que desapareció hace 75 años en el macizo de Les Diablerets, en el sur de Suiza, fue encontrada momificada en la nieve de un glaciar, a 2.615 metros de altitud.

La policía suiza confirmó el suceso mediante un comunicado:

  • “En base a las comparaciones de ADN realizados por el médico forense en colaboración con la policía cantonal de Valais, los restos encontrados en el glaciar han sido formalmente identificados. Se trata de Marcelin Dumoulin y su esposa Francine Dumoulin, de 40 y 37 años de edad, desaparecidos trágicamente el 15 de agosto de 1942.”

Los cuerpos perfectamente conservados yacían cerca uno del otro, y a su lado se encontraron sus mochilas, una botella, un libro y un reloj, le dijo al diario suizo Le Matin el director de la estación de esquí Glacier 3000, Bernhard Tschannen.

Un empleado de la estación, en una visita de inspección rutinaria vio un montículo que se parecía desde la distancia a un montón de piedras. “Era un hombre y una mujer con ropa de la época de la Segunda Guerra Mundia”l, dijo Tschannen. El hielo los ha conservado perfectamente y sus pertenencias estaban intactas.”

El director de la estación de esquí especuló con que la pareja probablemente haya caído en una grieta del glaciar. El lugar del descubrimiento, en el glaciar Tsanfleuron a 2615 metros de altura, se encuentra cerca de un antiguo sendero que une los cantones de Berna y Valais.

“Esperé, pero nunca volvieron”

Marcelin Dumoulin y su esposa Francine habían salido a pie, el 15 de agosto de 1942, del pueblo de Chandolin para ver su ganado en las montañas.

“De repente una gran nube negro cubrió el glaciar en la tarde. Mi tío tuvo el tiempo justo para ver a mis padres por última vez con sus binoculares. Esperé hasta el lunes por la mañana, pero nunca volvieron” contó a la agencia France-Presse (AFP) Monique Gautschy, una de las dos hijas de la pareja, ahora de 86 años de edad y de 11 en el momento.

Después de dos meses y medio de búsqueda infructuosa, los siete hijos – cinco hombres y dos mujeres de edades comprendidas entre 2 y 13 años – tuvieron que ser colocados en familias de que los adoptaron. Sólo la hija menor Marceline, que tenía 4 años de edad en el momento, podría ser adoptada por una tía.

“Era la primera vez que mi madre acompañaba a mi padre a una excursión – dijo a la mañana Marceline Udry-Dumoulin. Ella había estado embarazada antes y no podía hacer movimientos en tales condiciones climáticas adversas sobreel glaciar” “Fui tres veces al glaciar más tarde, todavía en busca de ellos. Constantemente me preguntaba si habían sufrido y lo que había pasado. Tengo la suerte de tener respuestas a estas preguntas ahora “, añadió.

“Hemos pasado nuestra vida buscándolos sin descanso. No pensábamos poderles ofrecer un día el funeral que merecían”, concluyó Marceline.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!