Venecia inédita: los canales están secos y se ve el barro

Las góndolas y los botes, típicos del paisaje veneciano, se han quedado encallados entre el barro y el agua

La ciudad de Venecia mostró una imagen muy distinta a la que esperaban los miles de turistas que viajaron a la ciudad italiana en pleno mes de Carnaval, con la ilusión de dar un romántico paseo en góndola.

Una insólita marea baja dejó imposible de navegar varios canales. Los medios locales atribuyen la sequía a fenómenos astronómicos, aunque también lo achacan a “la negligencia con la que se ha mantenido el centro histórico durante al menos un siglo”.

Normalmente esta ciudad está más acostumbrada a las inundaciones por mareas altas que a la falta de agua. Aunque no es la primera vez que esto sucede. En 2016, los niveles de agua cayeron en 66 centímetros, mientras que en 1989 y 2008 los niveles disminuyeron 90 centímetros. En esta ocasión los niveles de agua llegaron a unos 60 centímetros por debajo del nivel del mar.

Los principales canales se encuentran casi secos o con un caudal insuficiente para navegar. El Gran Canal, el principal corredor de tráfico de Venecia, permanece abierto incluso para los buses acuáticos de la ciudad, que no pueden transitar por los canales más pequeños.

Más allá del dolor de cabeza para el sector turístico, la baja marea dificulta el tránsito por los canales y, en consecuencia, las labores de los servicios de emergencia.

“Hay que pensar que todos los vehículos de emergencia y rescate las hidroambulancia o las lanchas de bombero deben moverse rápidamente a lo largo de los canales de la ciudad”, precisa el portal local La Nuova Venezia.

Cuando la ciudad tenía más habitantes y menos turistas, los canales se cerraban de forma alternativa para limpiarlos, quitar el exceso de lodo y mantenerlos navegables. Pero la enorme e incesante avalancha de turistas que desean recorrer la ciudad en góndola dificulta los cierres periódicos, afirma La Nuova di Venezia.

El turismo sigue siendo el gran problema con que debe lidiar esta ciudad de 55.000 habitantes que recibe unos 30 millones de visitantes por año. Una de las principales atracciones de la ciudad es precisamente el Carnaval, con los coloridos festejos de las barcazas y góndolas por los canales.

Este año se celebró el primer Carnaval con “número cerrado”, es decir, con “cuentapersonas” y cupos de acceso limitado para los turistas. Nunca puede haber más de 11.000 visitantes al mismo tiempo en la ciudad. Y los accesos son liberados en la medida que los turistas se retiran.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!