Secretos de hotel: entre huéspedes insufribles y situaciones bizarras

La próxima vez que el destino le depare ser huésped en un hotel, reserve unos minutos de sus pensamientos para el personal del hotel, esa gente “multitask” cuyo trabajo es hacer que su estancia sea lo más agradable posible. Obsérvelos, deténgase un instante a mirar su tareas y verá que no solo lo atiende a usted sino que además está resolviendo lo que quieren ese par de viajeros muy demandantes, hay uno al que se le volcó la botella de agua en el lobby y justo llega ese que le pide prestado un cargador para el teléfono. Y todavía no fue a la habitación 154 donde la señora mayor le pidió un par de toallas más.

Para que tengamos presente a esta pobre gente, el sitio Reddit pidió a las personas que trabajan en el rubro de la hotelería que cuenten sobre las experiencias más extrañas que han tenido en el trabajo. Y como verán a continuación, el resultado no defraudó.

Encabezando la lista, rápidamente un usuario de Reddit contó que un huésped habitual del hotel donde el trabaja, a quien el personal le había dado el apodo de “El joven Pastel”, siempre pagaba su habitación en efectivo, y dejaba como resguardo por daños un depósito de 100 dolares, el cual nunca reclamaba al otro día al irse. Claro, cuando el personal de limpieza iba a hacer su trabajo, encontraban siempre el baño totalmente cubierto con los restos de “varios pasteles caros”.

“Nunca se acercaba a la recepción por su depósito, ya que sabía que no lo iba a conseguir de nuevo. Hemos añadido su nombre a nuestra lista de “no alquilar” pero sigo viniendo y usando diferentes nombres”, escribió el usuario.

“Una vez encontramos en su habitación una lista de compras escrita a mano, con el papel desgarrado y las palabras “pastel” y “calzoncillos” garabateada una y otra vez.”

conserjes hotel 1
Los extraños placeres del “joven pastel”

Algunas revelaciones son un poco más higiénicas, por ejemplo la de este usuario que explica cómo una señora pidió al personal abrir el gimnasio a las 11 de la noche. El miembro del personal a quien le correspondía esa tarea, asumiendo que era un ave nocturna, concurrió a abrirle. Sin embargo, la cosa no era tan sencilla.

“Volví a las 3 de la madrugada para cerrarlo de nuevo, y me encontré con que ella había puesto una cama para ella en la cinta” explicó el usuario. “Finalmente terminé dándole nuestra última habitación disponible ya que después de haber tenido una pelea con su marido se negaba a dormir con él y por eso se había ido a dormir al gimnasio.”

Otra historia, que vamos a truncar por decencia, viene de la mano de un crítico de hoteles quien manchó con heces el cuarto de baño y luego amenazó con escribir una mala reseña del establecimiento cuando se le presentó la factura con los cargos extra por la limpieza al día siguiente.

conserjes hotel 3

Un usuario que estaba trabajando en la recepción de un hotel contó cómo una mujer había telefoneado para quejarse porque el agua en su cuarto de baño salía llena de burbujas. Antes de que el miembro del personal pudiera chequearlo, ella procedió a tomar una muestra con una copa de vino y llevarlo abajo. En el momento en que llegó a la recepción, las burbujas se habían ido. “Bueno, era burbujeante hace un minuto”, dijo.

Uno de los miembros dio una idea de la clase de situaciones que le toca viviren los turnos de la noche: “Una vez, un hombre entró en el vestíbulo a la media noche, cogió una piedra decorativa, dio la vuelta al perímetro del vestíbulo, y luego volvió a poner la piedra en su lugar y se marchó “.

Como era de esperar, algunas de las revelaciones se vinculan con algunos hechos de carácter sexual, incluyendo un comentarista que dijo: “Tuvimos una vez a una pareja que había ido a filmar una película porno, pero… en el pasillo.”

Otro dijo: “Una vez entré en una habitación en la que una mujer en ropa interior estaba tumbada en la cama, algo no demasiado extraño en realidad, sino fuera por los siete hombres también en ropa interior, parados junto a ella en la habitación…”

Sorprendentemente, hay pocas historias relacionadas con la tendencia de los huéspedes a “llevarse” cosas de los hoteles, a pesar que investigaciones recientes indican que una de cada 10 personas siempre se lleva algo (toallas, batas, almohadas) de la habitación del hotel después de una estadía.

conserjes hotel 4

Sin embargo, un usuario que trabajó como salvavidas en un hotel dijo que había un ladrón que entraba en el gimnasio cada semana para robar la jarra de agua. El mismo comentarista dijo que había una vez un puercoespín que iba y se paseaba regularmente por el vestíbulo y contó cómo una persona una vez “apiló todas las sillas de la zona de la piscina mientras yo fui afuera para conseguirle toallas”.

Seguí leyendo:

Secretos de azafata: entre pasajeros indeseables y situaciones bizarras

Top 10: hoteles que son una obra de arte

El lujo y la opulencia oriental del Hotel Sahara Palace en Marrakech

No es mito: por qué el sexo en hoteles siempre es mejor

Conocé el hotel ecoeficiente hecho de corcho

Hoteles increíbles para disfrutar las auroras boreales desde la cama

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo