Un cráter pone en riesgo el hielo de la Antártida

Mide más de 3 kilómetros de diámetro y gran parte de la superficie se está derritiendo a un ritmo sin precedentes

“La Antártida oriental es más vulnerable al cambio climático de lo esperado”, según informa un estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

Los autores del estudio centraron gran parte de la investigación en un cráter de unos tres kilómetros de diámetro detectado en la plataforma de hielo, que estaría poniendo en riesgo gran parte de la superficie.
El cráter fue localizado por primera vez en 1989 gracias a imágenes tomadas por satélites, pero hasta ahora no había sido investigado.

El equipo de investigación descubrió -bajo las capas congeladas- un lago producido por una grieta similar a un molino glaciar. Una fractura por la que fluye el agua derretida hacia el océano.
Una vez analizado el cráter, el equipo siguió revisando la zona este de la Antártida y descubrieron más lagos ocultos bajo el suelo helado.

Esta serie de hallazgos les hizo entender a los investigadores que la capa de hielo de la Antártida oriental, con temperaturas muy inferiores a la zona occidental, también está sufriendo los estragos del calentamiento global a pesar de que hasta ahora habían sido ignorados

Stef Lhermitte, una de las autoras de la investigación, dijo que “el cambio climático está generando en zonas del este un viento fuerte y persistente que transporta el aire caliente y seco para esta zona arrastrando la nieve superficial lejos. Esto conlleva que las plataformas de hielo absorban más calor del sol y se creen puntos con temperaturas lo suficientemente altas como para fundirse”.

Lago generado bajo las plataformas de hielo (Universidad Técnica de Delf)

La preocupación de los científicos reside en las capas de hielo terrestre. “Si se derritiera este hielo se elevaría el nivel del mar provocando consecuencias muy graves”, advirtió Lhermitte.
El nuevo estudio, que pertenece a un equipo dirigido por Pepijn Bakker del Centro MARUM de Estudios Ambientales de la Universidad de Bremen, sugirió que los vientos cálidos están derritiendo el hielo terrestre y el de las zonas heladas periféricas del continente produciendo agua dulce que se congela de forma más rápida que el agua marina. Por lo tanto, se está generando hielo adicional en estas zonas.

“Si realmente queremos entender los fenómenos climáticos en la Antártida debemos invertir en mejores modelos para entender los procesos y ver cómo evolucionara en el futuro el cambio climático”, concluyó Lhermitte.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo