Un estudio muestra que una hora de running puede añadir 7 horas a la expectativa de vida

Mantener una actitud proactiva en todos los planos de nuestra vida es uno de los valores más resaltados en nuestra sociedad moderna. Llevar adelante una dieta saludable y realizar actividades físicas son sin duda los puntales claves para sostener esa actitud a lo largo del tiempo sin quebrantarnos.

Y constantemente surgen estudios e investigaciones que nos informan cuáles son las ventajas que nos da el simple hecho de realizar ejercicios. Pero este mar de publicaciones al respecto pocas veces nos muestra de forma tan clara y rotunda que por cada hora que corremos, añadimos siete horas a nuestra expectativa de vida, como sugiere una revisión de investigaciones publicada hace unas semanas en la revista científica Progess in Cardiovascular Disease que se basa en una gran colección elaborada por el Instituto Cooper de Dallas.

En líneas generales, el nuevo estudio encontró que, comparado con los “no runners”, los corredores tendieron a vivir cerca de tres años adicionales, incluso si corren lenta o esporádica y fuman, beben o son gordos. Ninguna otra forma de ejercicio que los investigadores examinaron mostró impactos comparables en la vida.

Los hallazgos vienen como un seguimiento a un estudio realizado hace tres años, en el que un grupo de distinguidos científicos de la ejercitación examinaron los datos de un gran volumen de pruebas médicas y de aptitud realizadas en el Instituto Cooper en Dallas.

Ese análisis encontró que tan poco como cinco minutos de funcionamiento diario se asocia con períodos de vida más prolongados.

Después de que el estudio original del Instituto Cooper fue publicado, los investigadores se vieron inundados de consultas de otros científicos y el público en general, dice Duck-chul Lee, profesor de cinesiología en la Universidad Estatal de Iowa y co-autor del estudio. Algunas personas preguntaron si otras actividades, como caminar, podrían ser tan beneficiosas como correr para reducir los riesgos de mortalidad.

Los corredores de alto kilometraje se preguntaban si podían estar haciendo demasiado, y si en algún número indefinido de millas u horas, correr podría llegar a ser contraproducente e incluso contribuir a la mortalidad prematura.

Por lo tanto, para el nuevo estudio, el Dr. Lee y sus colegas se dispusieron a abordar esas y otras cuestiones relacionadas reanalizando los datos del Instituto Cooper y también examinando los resultados de varios otros estudios a gran escala que implicaban investigaciones recientes sobre las asociaciones entre ejercicio y mortalidad.

En general, esta nueva revisión reforzó los resultados de la investigación anterior, según explicaron los científicos. De forma acumulativa, los datos indicaron que correr, cualquiera sea el ritmo o el kilometraje de alguien, redujo el riesgo de muerte prematura de una persona en casi un 40 por ciento, un beneficio que se mantuvo incluso cuando los corredores eran personas  que fumaran, bebieran o tuvieran un historial de problemas de salud como hipertensión u obesidad.

Tal vez lo más interesante es que los que empiezan a practicar este deporte tienen un 25 por ciento menos de posibilidades de padecer un ataque al corazón.

Los investigadores calcularon así que cada hora que se invierta corriendo estadísticamente devuelve más tiempo a la vida de las personas de lo que consume. Calculando dos horas semanales de entrenamiento, ya que ese fue el promedio reportado por los corredores en el estudio del Instituto Cooper, los investigadores estimaron que un corredor típico pasaría menos de seis meses en realidad corriendo en el transcurso de casi 40 años, pero podría esperar un aumento en la esperanza de vida de 3,2 años, con lo cual tendría una ganancia neta de unos 2,8 años.

En términos concretos, una hora de running estadísticamente alarga la esperanza de vida en siete horas, informaron los investigadores.

La buena noticia es que el hecho de correr no parece ser contraproducente para la longevidad según los datos que él y sus colegas revisaron. Las mejoras en la expectativa de vida generalmente se estabilizan alrededor de cuatro horas de funcionamiento por semana, dice el Dr. Lee.

Otros deportes como ir en bicicleta o caminar a ritmo rápido también presentan beneficios -frenan el riesgo de muerte prematura en un 12 por ciento- pero ninguna otra forma de ejercicio examinada mostró impactos similares en la esperanza de vida.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!