Embarazada en verano: cómo cuidarse y disfrutar en tiempos de altas temperaturas

Todos los años, cuando se acerca el verano, son frecuentes las consultas de mujeres embarazadas preocupadas por cómo los cambios en su rutina diaria pueden afectar al desarrollo de su gestación. ¿Puedo tomar sol? Es una pregunta popular entre las embarazadas primerizas que desconocen los efectos de los rayos UV en el feto.

Estas son algunas recomendaciones para las futuras mamás que tienen dudas:

¿Es desaconsejable tomar sol? ¿Puede darme el sol en la panza durante los últimos meses del embarazo?

En general no hay ningún problema con la exposición al sol pero hay que tener en cuenta algunas precauciones:

  • Una exposición prolongada al sol en horarios de máxima radiación (de 10hs a 16hs) puede ser perjudicial para la madre, no para el bebe que lleva en su vientre. De todos modos, hay que tener presente que los rayos del sol también son buenos, en su justa medida, ya que ayuda a sintetizar la vitamina D necesaria para el cuerpo.
  • La exposición prolongada al sol también ayuda a la aparición de cloasma, una hiperpigmentación de la piel en zonas de exposición solar debido al aumento hormonal. La misma puede evitarse con la utilización de cremas con protección solar durante todo el embarazo.
  • Antes de comprar cualquier crema solar, es importante asesorarse con su ginecólogo de cabecera, ya que puede contener algún factor que pudiera absorberse a través de la piel y afectar al futuro bebé, como cualquier medicación tópica.

¿Puedo meterme en la pileta o en el mar?

Durante el verano es común frecuentar la pileta o incluso vacacionar en la costa. Si bien meterse a la pileta o al mar no supone ningún riesgo durante un embarazo normal, si tiene sangrado genital o repetidas infecciones genitales, no es aconsejable y antes de hacerlo debería consultar con su obstetra.

¿Cómo me puede afectar el calor y la humedad?

Las condiciones de humedad local-genital provocadas por una mayor sudoración y por el uso prolongado de trajes de baño mojados pueden incrementar el riesgo de infecciones genitales, que ya de por sí es mayor durante el embarazo, por lo que es necesario llevar ropa interior que transpire y cambiarse la ropa húmeda con frecuencia.

¿Puedo comer y beber de todo?

Con la llegada del calor aumenta la ingesta de bebidas calóricas y de alimentos con elevado contenido en hidratos de carbono, como helados, que provocan un aumento de peso peligroso en mujeres con factores de riesgo como diabetes gestacional, hipertensión y obesidad. Además, el consumo de bebidas alcohólicas frías (cerveza, vino, etc.) está desaconsejado.

¿Es peligroso viajar en avión o hacer trayectos largos en auto?

Hasta el séptimo mes, si ha llevado un embarazo normal, se puede disfrutar de los viajes en avión. Siempre recordando que en los vuelos de más de 3 horas es necesario mover las piernas para no incrementar el riesgo de trombosis. En los últimos dos meses de embarazo no es aconsejable por la posibilidad de parto prematuro.
Las mujeres embarazadas deben saber que pueden disfrutar del verano siempre y cuando tomen los recaudos necesarios y no tomen al embarazo como una enfermedad, sino como un estado natural del cuerpo.

 

Fuente: Dr. Fernando Neuspiller. Director IVI Buenos Aires

 

¿Te interesa el tema? Te recomendamos leer más notas interesantes en la sección Felicidad Asistida.

felicidad asistida

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!