Fertilidad masculina: qué es el espermograma y para qué sirve

Para estudiar la fertilidad del varón se lleva a cabo un análisis seminal también conocido como espermograma, que mide distintas características de los espermatozoides y del semen. Dentro de las características analizadas se encuentran la cantidad de espermatozoides, la motilidad (porcentaje de espermatozoides móviles), la morfología (porcentaje con forma normal) y el volumen del líquido.

El espermograma analiza, entre otras cuestiones, volumen, movilidad y cantidad de los espermatozoides

Un resultado ideal para concebir debe tener más de 39 millones de espermatozoides en el eyaculado con al menos 32% de espermatozoides con movimiento progresivo y al menos un 4% de formas normales. Cuando se tienen cantidades menores la probabilidad de embarazo desciende considerablemente.

Morfología en el espermograma

Para evaluar la morfología de los espermatozoides, a través del espermograma se examinan bajo el microscopio y se calcula el porcentaje de espermatozoides con forma anormal. Cabe destacar que todos los hombres producen espermatozoides anormales y casi la mitad de los espermatozoides en una muestra “normal” de semen tienen forma anormal. En algunos casos, la morfología se usa para decidir si una pareja debe recurrir a la fertilización in vitro (FIV) para intentar un embarazo.

¿Tener espermatozoides con forma anormal, significa ser infértil? Es posible que un espermatozoide con forma anormal fecunde a un óvulo. De todos modos, tener cantidades más elevadas de espermatozoides con forma anormal se ha asociado con la infertilidad en algunos estudios. Una vez que el espermatozoide entra en el óvulo es muy probable que ocurra la fertilización. Si bien no hay ninguna relación entre la forma de un espermatozoide y su material genético, debido a que algunas de las anomalías en la forma de los espermatozoides pueden ser el resultado de alteraciones genéticas, es posible que algunos hijos de sexo masculino hereden el mismo tipo de alteraciones en la morfología que se encuentra en la morfología de los espermatozoides de su padre.

En conclusión, los hombres que tienen espermatozoides con forma anormal, por lo general, tienen más problemas al momento de provocar un embarazo. Es importante tener en cuenta que el alcohol, el tabaco y hasta una mala alimentación pueden afectar la capacidad reproductiva de los hombres.

 

10 factores a tener en cuenta en la evaluación masculina de la fertilidad

1- Edad.
2- Antecedentes personales de parotiditis (paperas).
3- Trastornos en el descenso testicular en el desarrollo, traumatismos, medicaciones crónicas o tratamientos médicos especiales.
4- Antecedentes de infecciones urinarias o enfermedades de trasmisión sexual.
5- Endocrinopatías y trastornos metabólicos.
6- Enfermedades oncológicas.
7- Frecuencia de relaciones sexuales, tiempo desde que no se utiliza métodos anticonceptivos en la pareja, calidad de erección en cuanto a rigidez y posibilidad de penetración y características de la eyaculación.
8- Consumo y/o abuso de tabaco, marihuana, cocaína o drogas de diseño.
9- Factores laborales, como exposición a tóxicos como plaguicidas, pesticidas, altas temperaturas y radiaciones.
10- Antecedentes familiares relacionados a enfermedades de trasmisión genética, hereditarias o malformaciones congénitas.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!