Un informe científico revela que hoy tenemos menos sexo que hace 20 años

Un nuevo estudio, publicado por la revista Archives of Sexual Behavior, informa que los adultos que viven en pareja –estén casados o no– tienen ahora menos sexo que hace dos décadas.

Según esta investigación, basada en una encuesta llevada a cabo de 1989 a 2014 entre 26.620 adultos sobre su comportamiento sexual, las personas tuvieron sexo, como promedio, unas nueve veces menos al año en 2010-2014 en comparación con 1995-1999.

Pero el punto fuerte de esta investigación es el que revea que la caída de os valores en la actividad sexual adulta está fuertemente influenciada por las nuevas generaciones. Los millennials, el grupo etario que nació entre los ´80 y los ´90, es el que tiene menos sexo que el que tuvieron sus padres, sus abuelos y sus bisabuelos.

“La única otra generación que mostró una mayor tasa de inactividad sexual era la de las personas nacidas en la década de 1920”, sostiene el estudio liderado por investigadores de la Universidad de Florida Atlantic, en Estados Unidos.

Hay dos aspectos que marcan este descenso y que se vincula a los nuevs modos de vida de este grupo generacional. En primer término, se debe al mayor porcentaje de personas solteras, que tienen sexo con menos frecuencia. Y en segundo lugar a que la frecuencia sexual disminuyó entre las parejas que viven juntas.

Pero todo parece indicar que este segundo factor es el más importante en la estadística ya que en el caso de las personas solteras, la frecuencia sexual se mantuvo estable con respecto a otras épocas, por lo que está claro que lo que se redujo, en este sentido, es la frecuencia  que mantenían las personas con pareja, según señala el estudio.

“Estos datos revelan un gran cambio con respecto a décadas anteriores en términos de matrimonio y relaciones sexuales”, explicó Jean Twenge, autora principal del estudio y profesora de Psicología en la Universidad Estatal de San Diego, en California (EE. UU.).

“Este estudio realmente contradice la noción de que los ‘millennials’ son particularmente una generación libre, una idea difundida por las aplicaciones de citas como Tinder, que sugieren que sólo buscan sexo casual”, dice Sherman Ryne, profesor asociado de psicología en la Universidad de Florida.

“Pese a su reputación de tener muchos contactos sociales, los millennials y la generación posterior a ellos (iGen o Generación Z) en realidad tienen sexo con menos frecuencia que sus padres y abuelos cuando eran jóvenes”, explicó Twenge, autora también del libro Generation Me.

Esto sería un dato anecdótico más si no tuviera alguna connotación social de extrema importancia.

En un estudio de 18 años, con revisiones bibliográficas e investigaciones cualitativas sobre 66 culturas en diferentes lugares del mundo, Manuel Lucas, presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología (SEIS) y secretario general de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM), y profesor del Máster de Sexología en la Universidad de Almería. demostró en su tesis doctoral, publicada en el libro Sed de piel, la relación entre el papel de la mujer, la salud sexual y la agresividad.

“Las sociedades más agresivas son las más abstinentes o reprimidas. Toda cultura tiene necesidad de contacto. En las sociedad donde lo femenino es lo prioritario y donde la figura del padre o marido no existe, como en el pueblo Na de China, la moral sexual es flexible y la actividad es intensa, suele coincidir con culturas muy pacíficas, mientras que las culturas patriarcales como algunas tribus de Nueva Guinea, donde el 30% de los hombres mueren en acto bélico, son más agresivas y a la vez tienen una moral sexual más represiva”, explica el autor.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!