Islas Feroe: el paraíso nórdico para vivir la naturaleza a cada paso

Las Islas Feroe son la joya escondida del Océano Atlántico, pequeñas en su tamaño pero grandes en lo que les bridan a sus visitantes.

Naturaleza salvaje, aire puro y cultura auténtica: son esto las Islas Feroe, los rincones de tierra más norteñas de Dinamarca, rodeadas por el Océano Atlántico del Norte, entre paisajes impresionantes y pintorescos pueblos costeros de pescadores.

Tan pequeñas que podrían pasar desapercibidas, y sin embargo tan grandes por lo que ofrecen: naturaleza, paisajes, cultura – una sociedad moderna que no olvida sus tradiciones. Están por ahí a veces olvidadas hasta por lo mapas: sin embargo, en realidad es muy fácil llegar a las islas Feroe con vuelos desde varios países.

Estas islas son un país autónomo dentro del Reino de Dinamarca, pero no pertenecen a la Unión Europea. Tienen una superficie de 1.393 km y apenas 50.000 habitantes que comparten este archipiélago de 18 islas montañosas con centenares de especies de aves y plácidos rebaños de ovejas: las Islas Feroe son un verdadero paraíso natural.

Excursiones

A pesar de su tamaño pequeño, las Islas Feroe ofrecen muchas oportunidades para excursiones y paseos por los antiguos senderos que conectan los pequeños pueblos o por los caminos de montaña con vistas al océano, entre los cantos de los pájaros y las ovejas tascando la hierba verde.

En primavera y en verano se organizan excursiones diarias a la zona de los alrededores de Tórshavn y Kirkjubø y a las diferentes pequeñas islas, todas con guías expertos y apasionados. En la lista de destinos más hermosos para una excursión se encuentran los acantilados de Djupini, el área de Akraberg, con su conocido faro en la punta sur de la isla, y la isla de Stóra Dímun, donde sólo vive una familia: una ocasión única para ver de cerca el estilo de vida de los feroeses.

Excursiones en barco

Las oportunidades para excursiones al océano son muy variadas en las Islas Feroe. Se puede alquilar un barco durante uno o más días, con o sin patron, explorar el paisaje de la costa desde el mar y luego atracar para hacer senderismo por los acantilados.

Unos lugares que seguramente merecen una excursión son el lago de Leitisvatn/Sørvágsvatn y las cataratas de Bøsdalafossur, rodeadas por una naturaleza aún virgen. También es muy recomendable una excursión a la pequeña isla deshabitada de Lítla Dímun, una experiencia única que sólo se organiza unas pocas veces al año.

Para quien practique el submarinismo, el club Faroe Dive organiza varias rutas de buceo por las Islas Faroe.

Ciudades, pueblos y museos

Tórshavn es la capital más pequeña del mundo, pero tiene una amplia oferta de servicios y atracciones, desde sus hoteles de 4 estrellas y tiendas de artículos de diseño local, hasta sus excelentes restaurantes que sirven comida a base de productos locales, sin olvidar la alegre escena musical y la rica oferta cultural.

El casco antiguo de la ciudad, Reyni, es muy particular, con sus pintorescas casitas de madera de colores con los techos de hierba. Para quien se interese en el arte están el museo Listaskalin, con exposiciones permanentes de pinturas y arte feroés contemporáneo, y la Casa del Norte, un centro cultural dedicado a Escandinavia entera, donde se organizan con regularidad conciertos, espectáculos y exposiciones temporáneas de pintura.

En Sandur, además, se ha estrenado un nuevo museo de arte que expone las obras de una de las colecciones privadas más importantes de las Islas Feroe, que recoge obras de artistas feroeses como Mykines, Ruth Smith e Ingálvur av Reyni.

Muchas antiguas granjas en las Feroes, con sus techos de hierba y su estructura típicamente feroés, se han convertido en museos culturales, donde se puede descubrir cómo vivía antes la gente de las Islas: algunas son, por ejemplo, el museo de Dúvugarður en el pintoresco pueblo de Saksun, el Roykstovan en Kirkjubour y, en Gøta, el antiguo pueblo de Blásastova , que es un entero pueblo-museo al aire libre.

Eventos

Además de su naturaleza encantadora, las Islas Feroe también brindan la intensa vida cultural de sus pueblos, con festivales musicales, conciertos al aire libre o en las iglesias, y, en verano, eventos deportivos como las tradicionales competiciones de piragüismo.

Entre los eventos musicales más importantes destacan el G-Festival de Gøta, en mitad de julio, cuya música local e internacional algo “extravagante” contrasta con el hermoso paisaje del pueblo, y el Summer Festival, que se hace en agosto y cuyo cartel incluye a artistas como Brian McFadden, Roger Hodgson, Ken Hensley y Shakin’ Stevens.

Desde el principio de junio hasta la mitad de julio, los teatros de la Islas organizan noches de fiestas feoreses con un varios pequeños espectáculos, bailes y también degustaciones de la comida típica de las islas.

El evento más importante del año, sin embargo, es la fiesta del día nacional feroés Olavsoka, que se celebra el 28 y 29 de julio y conmemora la muerte de San Olaf, Rey de Noruega de 1015 a 1028. Durante esta cerimonia, los feroeses desfilan y bailan por las calles en sus trajes típicos.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!