Atenas, puerto milenario: un destino turístico ineludible

Grecia nos hace pensar en historia antigua o playas paradisíacas. Pero viajar a Atenas es un viaje a 2 ciudades, la capital antigua, llena de monumentos y ruinas mundialmente famosas, y la Atenas moderna llena de sorpresas

Los griegos han habitado esta región por más de 3000 años. Atenas fue, durante el primer milenio de la era cristiana, la principal ciudad de la antigua Grecia y su fascinante historia alcanzó su punto culminante en el siglo V, llamado Siglo de Pericles.

Durante su gobierno  los valores de esta avanzada civilización se extendieron más allá de los límites de la ciudad y universalizaron el apogeo del pensamiento político, el arte, la filosofía, la ciencia y otras disciplinas que alcanzaron simultáneamente una plenitud intelectual sin precedentes.

Asimismo, constituyó uno de los centros religiosos más importantes de la antigua Grecia, y prueba de ello es que en esta ciudad se encuentran, y aún se pueden visitar, el Templo de Hefesto, el Partenón  y el Templo de Zeus Olímpico u Olimpeión, que fue el mayor templo de Grecia (actualmente está en ruinas).

Luego de años de pésima prensa que definía a Atenas como una capital semiderruida y con bastantes disturbios, la confianza y creatividad de la ciudad ha vuelto a resurgir.

Ni los vaivenes económicos pueden con los grandes hitos culturales de la historia. La capital griega sigue latiendo en los barrios céntricos de Plaka y Monastiraki, entre otros. En las plazas de la ciudad, encontrarás bares, restaurantes y cafés nuevos en los que podrás saborear los manjares nativos.

Qué ver en tu viaje a la antigua Atenas

La Acrópolis
La Acrópolis de Atenas es una meseta caliza situada 156 metros sobre el nivel del mar. Contiene en 270 metros de longitud y 85 de ancho, los monumentos más famosos de la Grecia clásica y representa el símbolo universal de la civilización clásica.

Fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1987 y se ingresa por una puerta monumental llamada «Propileos».

Los Propíleos constituyen, con toda probabilidad, el umbral más espectacular de cuantos anteceden a un conjunto arquitectónico de la Antigüedad. Flanquear esta monumental entrada es retroceder en el tiempo al siglo V a.C.

Entre el 437 a.C. y el 431 a.C. fue erigida la monumental entrada sobre la vieja estructura primigenia, dentro del conjunto de obras que integraban el nuevo plan de Pericles de la Acrópolis de Atenas.

El Partenón de Atenas: erigido entre los años 447 y 438 a.C. en la Acrópolis, y consagrado a la diosa Atenea Parthenos, el Partenón es uno de los monumentos más importantes de la antigua civilización griega, además del edificio más representativo de toda Grecia.

Erigido sobre un templo del siglo VI a.C., conocido como Hecatompedón, fue destruido por los Persas. Pericles decidió dedicárselo a la diosa Atenea por liberar al pueblo griego de los persas, construyendo una grandiosa ciudad cívico-sagrada en la que el templo del Partenón era el protagonista.

Fue construido en mármol blanco del Monte Pentélico, y debía albergar la imagen de oro y marfil de Atenea Parthenos, una colosal estatua de 12 metros de altura elaborada por Fidias.

Con la invasión otomana, fue llevada a Constantinopla, donde desapareció. Actualmente se puede ver una copia romana de menor tamaño en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

 

Con dimensiones aproximadas a 70 metros de largo y 30 de ancho, el Partenón estaba rodeado por columnas en todo su perímetro, 8 en las fachadas principales y 17 en las laterales.

En el friso se representaba la procesión de las Panateneas, el festival religioso más importante que se llevaba a cabo en Atenas. A lo largo de las cuatro caras del edificio se desarrollaba la escena incluyendo más de 300 figuras humanas, dioses y bestias.

Reconstrucción friso este

La mayoría del friso está en el Museo Británico, en Londres. Lord Elgin mandó sacar las esculturas de los Propileos y del Erecteón entre 1801 y 1812, cuando Grecia seguía siendo parte del Imperio Otomano

El Ágora: constituía el centro de la vida comercial, política, religiosa, administrativa y social de Atenas y era el lugar donde los atenienses se reunían para intercambiar ideas y mercancías, informarse, dialogar, criticar al gobierno o, simplemente, para conversar.

La traducción de la palabra ágora es “plaza”, ya que era un lugar amplio y abierto, y es la que ha dado lugar a la palabra agorafobia: es el temor a los lugares abiertos.

El Ágora ateniense fue el lugar donde se gestó la primera democracia de la Historia

En el ágora se encontraban edificios administrativos, templos, tribunales de justicia, teatros, colegios y bibliotecas.

El Templo de Hefesto: también llamado «Hefesteion», consagrado a Hefesto y Atenea, este templo dominaba la colina del Ágora, y es el templo mejor conservado de la antigüedad.

Es un templo dórico, construido en mármol, claramente influido por el Partenón. En su interior, las estatuas de Atenea y Hefesto están enmarcadas por columnas.

El Templo de Zeus Olímpico: también conocido como «Olimpeion» está situado a unos 500 metros al sureste de la Acrópolis. Fue en su momento el templo más grande del mundo conocido, con 96 metros de largo por 40 metros de ancho. Construido en mármol del monte Pentélico, tenía 104 columnas corintias de 17 metros de alto, de las cuales 48 estaban colocadas en filas triples bajo los frontones y 56 en filas dobles a los lados.

Actualmente se conservan 16 columnas de las cuales sólo 15 están en pie. La decimosexta fue derribada durante un temporal en 1852 y está todavía tumbada donde cayó.

Qué hacer en la Atenas moderna
Playas de Atenas: como hay tantas playas de la zona, presentamos sólo las más famosas

-Glyfada: uno de los lugares más famosos durante la temporada de verano. Glyfada es en realidad una zona muy popular entre los turistas y donde muchos griegos tienen sus propias casas de verano. Tiene numerosas playas tanto de arena como de rocas. Estas playas se localizan a 20 minutos en tranvía o en autobús desde el centro de Atenas.

-Vouliagmeni: a 23 km de Atenas  es a la vez muy popular y organizada. Esta playa ofrece todo lo que se necesita para disfrutar el día: canchas de tenis y voleibol, zonas de juegos para niños, deportes acuáticos y mucho más.

-Varkiza: es una hermosa ciudad costera en el sur de Atenas, en el camino a Sounion con playa de arena fina, muy popular por sus deportes acuáticos.

-Lagonisi: a 40 km al sudeste de Atenas, ofrece exclusivos servicios de spa y lujosos vestuarios con agua corriente caliente y fría.

-Alimos: abarrotada durante el verano por locales y turistas debido a su cercanía, a sólo 11 kmts. de Atenas, cuenta con muchas cafeterías, instalaciones deportivas, y juegos para niños.

Barrio de Plaka: céntrico barrio de reminiscencias otomanas, su superficie coincide aproximadamente con el área de la ciudad, cuando se convirtió en la capital de la Grecia moderna, en 1834.

Gastronomía de Grecia en su Capital
Típicamente mediterránea  con base en el aceite de oliva, la cocina de Atenas sobresale no solo por su sabor, sino por sus aromas a condimentos y especias.

Los griegos acostumbran hacer varias comidas, empezando por un desayuno ligero a base de café acompañado por las koulouri, que son roscas de pan con semillas de sésamo. A este desayuno le sigue una colación a media mañana, que tampoco es muy abundante.

Pero las comidas principales son para los atenienses un asunto serio. Normalmente comienza con algunos ingredientes sueltos como aceitunas, gambas, alguna ensalada liviana, acompañado todo con un aguardiente anisado llamado oúzo.

El primer plato suele ser la típica ensalada griega a base de pepinos, tomates, aceitunas negras y cebolla, acompañada de un queso de oveja; aunque en otros casos optan por un plato de sopa de verduras con un huevo.

El plato principal puede consistir en carne o pescado generalmente acompañado de verduras.

A la hora de los postres no dejes de probar los quesos griegos, los pasteles de hojaldre, con nueces y miel y los budines de requesón. Mención especial merecen los helados griegos, llamados pagotá, un verdadero manjar.

En cuanto al lugar donde ir a comer, recomendamos las tabernas, sencillos comedores rústicos donde se sirven los manjares más tradicionales del país, muchas de ellas con terrazas al aire libre donde se puede disfrutar de las noches de verano, generalmente con música en vivo. Buscá alguno con vista al Partenón.

Restaurantes, cafés y bares han florecido sobre las calles secundarias que están entre Syntagma, del otro lado del Parlamento, y Monastiraki, casa de un vigoroso mercado.

Muchos artistas de Atenas dicen que la cultura griega se deleita demasiado de su pasado y no valora el dinamismo de su presente. Estas voces -visuales y musicales- han encontrado casa en la Fundación de Arte -conocida como TAF- y en “Six d.o.g.s”.

Si te queda tiempo, reservá la visita al lago Vouliagmeni, ubicado dentro de una roca y conocido como spa natural. El agua permanece cálida todo el año y está justo al sur del suburbio costero que lleva el mismo nombre.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!