Imprescindibles de la magnífica Berlín

Descubrí los lugares no te podés perder en Berlín y asegurate de aprovechar a fondo esta hermosa ciudad.

Torre de televisión de Berlín

La torre de televisión de Berlín (Berliner Fernsehturm), con sus 368 metros, es el edificio de acceso público más alto de Europa. Tratá de que ésta sea tu primera visita en la ciudad, para poder ver a Berlín desde arriba y así entender esta ciudad, atravesada hoy solo por el río. Desde ahí podrás imaginar la figura del muro.

Todos los años suben a ella más de un millón de turistas procedentes de hasta 86 países. Desde la plataforma panorámica, se puede observar la ciudad y sus constantes cambios. La Torre de televisión de Berlín se ha convertido en un símbolo de la ciudad reunificada de Berlín.

El muro de Berlín

Se llega a Berlín buscando sumergirse en la antigua división de la ciudad, pero lo cierto es que no se encuentra el “gran muro”, sino algunos lugares en los que algo ha quedado. De cualquier manera el Muro deja sin palabras a todo el que lo mira, o imagina. Es interesante ir descubriendo el recorrido del muro. En el East Side Gallery podrás ver la parte conservada más extensa.
Después de la caída del muro en 1989, se decidió mantener intacto más de un kilómetro de muro. El East Side Gallery sirvió para que artistas de todo el mundo plasmasen su punto de vista de la situación política que vivió el país durante la época del comunismo.
Ahí encontramos el famoso beso entre Erich Honecker, de Alemania Oriental, y Leónidas Brezhnev, de la Unión Soviética, una imagen muy popular de la ciudad de Berlín.

Convertido en el recuerdo de lo que un día fue símbolo de división entre las dos Alemanias, el Muro de Berlín nos hace reflexionar sobre el pasado. Convertido en un espacio creativo, está repleto de grafitis, todos con un carácter crítico y pacifista.

La Puerta de Brandeburgo

Otro de los íconos de esta ciudad, la Puerta de Brandeburgo, es probablemente la postal más vendida de Berlín. Construida a finales del siglo XVIII, esta monumento era uno de los principales accesos a la ciudad. Al anochecer el contraste del cielo y la iluminación de la puerta, valen una visita doble.

El Reichstag -el Parlamento-, reflejo de la historia alemana

El Reichstag de Berlín representa para los alemanes mucho más que un edificio neorromántico con nuevas estructuras contemporáneas hechas en cristal: es el Parlamento. Este edificio es centro tanto turístico como político, y se ha convertido en un gran icono de la arquitectura moderna. No dejes de visitar su cúpula.

Tres veces golpeó el káiser en 1884 sus cimientos y se dice que la herramienta se le hizo añicos. Al káiser no le gustaba el Parlamento. Había dado el visto bueno al proyecto del arquitecto Paul Wallot de mala gana, aunque no autorizaba la pesada cúpula de piedra ideada por Wallot. Y es que sería más grande que la del Palacio Real. El edificio se terminó y fue más grande que el Palacio.

Destruido durante la Segunda Guerra Mundial, el Parlamento se reconstruyó entre 1961 y 1971 de forma simplificada, sin la cúpula destrozada en 1945.

Tras la Reunificación alemana, la Cámara Baja decidió volver a utilizar el edificio como sede del Parlamento. Apoyándose en las enormes dimensiones históricas, el arquitecto Sir Norman Foster lo amplió y reconstruyó, convirtiéndolo en un edificio funcional y moderno.

La cúpula de cristal, que provocó gran controversia y por la que se puede caminar se ha convertido en uno de los auténticos símbolos de Berlín

La Iglesia del Recuerdo o Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche

Esta iglesia luterana, cuya traducción literal significa “iglesia en recuerdo del emperador Guillermo”, se ha convertido en un memorial de la Segunda Guerra Mundial. La Iglesia del Recuerdo quedó destruida casi en su totalidad durante los bombardeos de la guerra. Más tarde, se decidió hacer un memorial uniendo las ruinas a una construcción más moderna.

Es una verdadera maravilla arquitectónica, en la que impacta el contraste.

La isla de los museos

La Isla de los Museos de Berlín es una magnífica obra de arte con 5 museos de renombre mundial, reunidos en un conjunto extraordinario. Entre los aspectos más destacados de las exposiciones de la Isla de los Museos se incluyen, entre otros el Busto de Nefertiti y el Altar de Pérgamo.

Los 5 museos son el de Pérgamo, el Bode, el Nuevo, la Antigua Galería Nacional y el Museo Antiguo. Son todos maravillosos, pero el imprescindible es el Museo de Pérgamo.

El Reloj Mundial

El Weltzeituhr es un reloj situado en la céntrica plaza berlinesa de Alexanderplatz. Este reloj mundial, que muestra cada uno de los 24 husos horarios del mundo, asombra no sólo por las dimensiones sino por la iluminación nocturna que lo caracteriza.

El Monumento al Holocausto

No se puede ir a Berlín y no caminar entre las enormes losas de hormigón que caracterizan el Monumento al Holocausto. Este monumento, que recuerda a las miles de víctimas del Holocausto judío se compone de 2711 bloques de cemento repartidos en una enorme superficie de 19.000 metros cuadrados y bajo él se encuentra el museo.

 

Según una lectora:

“los pasillos inclinados que hay que recorrer, provocan la sensación de asfixia, inestabilidad y angustia que los judíos sintieron en esa Alemania que era para ellos un laberinto sin salida”

Dead Chicken Alley

Este callejón de Berlín representa fielmente la cultura alternativa de la capital de Alemania, capital internacional de la música electrónica y el arte callejero. En el Dead Chicken Alley encontrarás tascas, exposiciones, talleres y muchos grafitis.

El contraste es apabullante; salís de una de las zonas más comerciales de Berlín para entrar en una de las más alternativas, decorada con centenares de grafitis.

Berlín es una ciudad llena de historia, cultura y arte, y hay mucho más para recorrer.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!