Un paseo por la casa y los Jardines de Monet a 75 km de París

Si vas a visitar París y sos amante de la pintura o de los jardines con nenúfares, no dejes de ir a Giverny, la casa y jardín donde residió el famoso pintor impresionista Claude Monet con su familia, entre 1883 y 1926, año en que se produce la muerte del pintor.

Este bello lugar se encuentra en la región de Haute-Normandie, a una distancia de 75 km de la capital francesa. Monet se enamoró de Giverny cuando vislumbró la ciudad desde la ventanilla del tren.

Claude Monete llamó  durante 43 años a este lugar, ‘hogar’

Aquí, este maestro del impresionismo, dio rienda suelta a su pasión por los colores y la jardinería. Poco a poco fue creando una obra artística viva, añadiendo nuevas plantas exóticas, un estanque y un puente.

El jardín fue la musa del artista. Según cuentan en ese lugar, su pasión fue la jardinería, y pensando que era mal jardinero se dedicó a pintar.

En Giverny se puede visitar la casa original del pintor donde residió hasta su último día y el famoso jardín que desde 1980 gestiona la Fundación Monet.

La casa es de dos pisos y se mantiene totalmente intacta, con todo el mobiliario y decoración originales. Algunos ejemplos son el taller del pintor, el comedor, la cocina, su dormitorio, el de su esposa y el salón azul de lectura, donde se conserva su colección de estampas japonesas. Esta colección conforma otra de las obsesiones del artista, quien llegó a poseer más de 200 estampas.

La fachada es de color rosa, y el pintor se encargó de instalar una pérgola con flores trepadoras para crear una unidad entre la casa y el jardín. Frente a la casa también hay un pequeño huerto.

El jardín está dividido en dos áreas: una frente a la casa que se conoce como “Clos Norman”, y otra parte al atravesar la carretera, donde está el “jardín del Agua”, donde se ubica el puente japonés.

Allí se disfruta de forma directa y muy vívida el mundo de color que Monet representó en sus cuadros: las diferentes plantas traídas de los lugares más exóticos del planeta, el estanque asimétrico, también conocido como el de los nenúfares, planta que pintó sin descanso durante toda su vida. Este estanque se atraviesa por un puente de estilo japonés, rodeado de sauces llorones, glicinas y más nenúfares.

Cómo llegar: la mejor manera para llegar es tomar el tren en la estación parisina Gare Saint Lazare hasta Vernon. Al llegar a Vernon hay unos autobuses (navettes) que te llevan hasta Giverny. El trayecto dura unos 50 minutos

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!