Beneficios del sauna: el calor que cuida la salud

Ayuda a relajar las tensiones y a desintoxicar el organismo a través del sudor, pero sus ventajas van mucho más allá. Conocé los tipos de sauna y sus bondades.
MercadoLibre

Presentado por Ideas Mercado Libre. By Buena Vibra Branded Content

Desde hace varios siglos, distintos pueblos han explorado maneras de estimular la sudoración profunda para cuidar la salud. Las bondades terapéuticas del calor sobre un cuerpo bien hidratado son múltiples y van desde la limpieza de la piel hasta una mejor circulación de la sangre, pasando por una eliminación de toxinas muy difícil de lograr de otra manera. Conocé los beneficios del sauna y poné el spa a favor de tu bienestar.

Podés leer: Cómo hacer un spa en casa

Para qué sirve el sauna

Los beneficios del sauna son innumerables y cada vez la ciencia explora nuevas bondades de la terapias basadas en el calor. Tanto es así que es uno de los servicios más promocionados en los centros de spa y en los hoteles de categoría. ¿Las razones? Muchas:

  • Elimina toxinas

Debido al calor, la temperatura del cuerpo comienza a subir y los vasos sanguíneos se dilatan, causando un aumento del flujo sanguíneo. A medida que el calor de la sangre comienza a moverse hacia la superficie de la piel, el sistema nervioso envía señales a las millones de glándulas sudoríparas que cubren el cuerpo humano. De esa manera, para enfriarse, el cuerpo suda a niveles muy profundos, reduciendo en nuestro organismo las cantidades de plomo, cobre, zinc, níquel, mercurio y otras toxinas comúnmente absorbidas en la interacción con nuestros ambientes diarios.

Podés leer: El poder del sauna: por qué es tan beneficioso usarlo regularmente

  • Alivia dolores en los músculos y las articulaciones

El calor promueve la relajación muscular, ayudando a reducir la tensión muscular y a eliminar el ácido láctico y otras toxinas. Es genial para aliviar contracturas y flexibilizar el cuerpo.

  • Ayuda a curar y cicatrizar

El calor y la sudoración favorece el proceso de curación natural del cuerpo, mediante la aceleración de la cicatrización de moretones o cortes menores.

  • Alivia el estrés

El baño de calor en un sauna alivia el estrés de varias maneras. Es un espacio cálido y tranquilo sin distracciones provenientes del exterior y ¡no apto para celulares! Además, al relajar los músculos del cuerpo y mejorar la circulación, estimula la liberación de endorfinas, las famosas hormonas del bienestar.

  • Mejora la salud cardiovascular

Según algunos estudios, al reducir el estrés y aumentar el bienestar el uso del sauna está relacionado con un menor riesgo de eventos cardiovasculares, algo también asociado a una presión arterial más baja y un mejor funcionamiento del corazón.

  • Mejora el desempeño aeróbico

Elevar la temperatura del organismo de manera temporal también es bueno para el rendimiento deportivo. Una forma de lograrlo es entrenando con temperaturas elevadas y, la otra, es con el sauna.

  • Beneficios estéticos

Por otro lado, al sudar, los poros se limpian mucho mejor que al lavarse el cuerpo con agua y jabón, haciendo que la piel adquiera un tono saludable y se vuelva más sedosa.

¿El sauna adelgaza?

La pérdida de peso es uno de los objetivos que mucha gente persigue al usar el sauna. Si bien, en términos médicos es el menos relevante, es cierto que, al eliminar toxinas a través del sudor, se normalizan los niveles de mercurio y puede ser un buen aliado de otras medidas para adelgazar.

Además, si bien al transpirar perdemos agua y no grasa, el sauna eleva el metabolismo y mejora la sensibilidad a la insulina, con lo cual puede ayudar en un plan de adelgazamiento.

Podés ver saunas en Mercado Libre

Tipos de Sauna

Conocé cuáles son los tipos de sauna y los sistemas más populares por estos días para darte un baño de salud y calor.

Sauna Seco

También conocido como sauna finlandés, se pone a 90º de temperatura. Los niveles de humedad muy bajos permiten tolerar las temperaturas sin causar mayores incomodidades. El cuerpo puede perder una gran cantidad de líquido y minerales, que deben ser reemplazados durante la sesión hidratándose bien.

También podés leer: El poder del sauna: por qué es tan beneficioso usarlo regularmente

Para su uso correcto lo aconsejable es realizar tres ciclos de baños de no más de 10 o 15 minutos, higienizándose antes de comenzar el proceso. Conviene sentarse o acostarse en posición relajada durante unos 10 minutos  (menos si el cuerpo pide salir). Inmediatamente se debe dar una ducha fría sin enjabonarse y descansar unos 5 minutos. Tras este período se puede volver a ingresar al sauna. Este ciclo debe repetirse 3 veces.

El sauna finlandes es el tipo de sauna más conocido; aumenta el sistema inmune y promueve la analgesia. Mejora la flexibilidad del cuerpo y reduce el estrés

Sauna húmedo

El baño turco o “hamam” es un tratamiento que consiste en darse un baño de vapor de agua caliente. Puede tratarse de una única sesión, a una temperatura de 70ºC, o puede constar de varias a distintas temperaturas, combinando incluso calor seco y calor húmedo.

También podés leer: Una gruta convertida en un centro de spa y sauna

Se obtienen beneficios muy similares a los del finlandés. El funcionamiento de este baño consiste en que el agua pase a través de una caldera y salga en forma de vapor. Alcanza una temperatura de 70°C con una humedad relativa del 90%.

Sauna portátil

Este modelo es muy práctico, ya que se compone de una capa térmica que alcanza hasta 70°C estando cerrada. Está fabricada de un material impermeable que permite que el agua se deslice evitando la acumulación de hongos y bacterias atraídas por la humedad. Está armado con una estructura ultraliviana en PVC y viene con un bolso transportador para llevarlo a donde uno vaya.

También podés leer: Hidromasaje sí o no: lo que debés saber para decidir

El vapor se produce por medio de la succión del agua a través de un calefactor que contiene en su interior dos barras de metal. Cuando lo enchufamos alcanza una temperatura bastante alta, que vaporiza el agua inmediatamente.

Funciona con tres litros de agua y se le agrega media cucharadita de sal para que sea más conductiva, ya que el agua en general contiene mucho cloro.

Sauna infrarrojo

Es el menos popular. Utiliza un sistema de resistencia eléctrica que emite rayos infrarrojos que beneficia a la piel. Estos rayos provocan calor en el cuerpo, con resultados parecidos al sistema finlandés, pero consume menos energía eléctrica.

También podés leer: Cómo hacer un spa en casa

Accesorios

Si tenés la suerte de tener un sauna en casa o querés incorporar uno, te contamos qué accesorios debés tener en cuenta.

Generador de vapor

Un equipo generador de vapor para un modelo húmedo permite que comience a generar vapor en menos tiempo y con menor gasto de consumo eléctrico, logrando así emitir más vapor que los equipos convencionales.

Generalmente están compuestos por un tanque de agua interior de acero inoxidable y un gabinete exterior del mismo material, para evitar corrosión, garantizar mayor durabilidad y brindar seguridad y protección del circuito eléctrico interno.

Sauna facial

Es ideal para un intenso cuidado cosmético de la piel y para una terapia de inhalación. Abre los poros para limpiar la dermis, aporta hidratación y ayuda a eliminar las impurezas de la piel.

Además, puede utilizarse para aromaterapia, colocando sustancias aromáticas en el recipiente de aplicación de aromas.

Podés ver vaporizadores faciales en Mercado Libre

En general se conocen como vaporizadores faciales y son dispositivos que se pueden aplicar en toda la cara o solo en la nariz y la boca. Cuenta con salida de vapor regulable y dos niveles de potencia, para poder adaptarlo a tus necesidades.

Dónde se originó

La sudoración se ha usado durante mucho tiempo como terapia. Todos hemos escuchado hablar de los baños turcos y, por estos lados, los Mayas construían “casas sudorosas” hace ya 3.000 años. Es más: en tierras heladas como Finlandia, los saunas son una tradición de siglos y 1 de cada 3 finlandeses todavía los usan.

Termas de Cacheuta en invierno

También podés leer: Termas de Cacheuta en invierno: turismo saludable en Mendoza

El que conocemos en el mundo occidental se originó en Finlandia, un país donde la mayoría de los hogares tienen uno cerca del baño. Los más antiguos estaban hechos en pozos excavados en una pendiente en el suelo y tenían una especie de “estufa” donde las piedras se calentaban y se arrojaba agua sobre ellas para producir vapor y dar una sensación de mayor calor.

La práctica actual no se diferencia demasiado del ritual de antaño, ya que se realiza también en una habitación cerrada, sometida a un alto grado de temperatura (aproximadamente 90º), y con un grado de humedad relativa no superior al 20%.

Pero este tipo de baño no es el único existente. Los de estilo turco, por ejemplo, funcionan con un mayor nivel de humedad.

También podés leer: El impactante hotel-spa que está dentro de un lago en Islandia

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!