Coronavirus: cómo se cuidan en la vida diaria 6 prestigiosos médicos norteamericanos

¿Usan mascarilla? ¿Comen afuera? ¿Desinfectan los productos que compran? Los 6 mayores expertos en salud de USA cuentan cómo se protegen.
como se cuidan los medicos

Aprender a convivir con el coronavirus no es fácil y a muchos les cuesta decidir qué conductas son seguras y cuáles son riesgosas. El Washington Post le preguntó a seis de los mayores especialistas en enfermedades infectocontagiosas cómo se cuidan del contagio.

Los expertos

  •  Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos.
  • Barry Bloom, profesor de investigaciones de la Fundación Jacobson y exdecano de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard.
  • Paul A. Volberding, profesor de medicina y profesor emérito de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California en San Francisco.
  • Elizabeth Connick, jefa del Departamento de Enfermedades Infectocontagiosas y profesora de medicina e inmunología de la Universidad de Arizona.
  • Linda Bell, epidemióloga en jefe del estado de Carolina del Sur.
  • David Satcher, excirujano general de Estados Unidos, exdirector de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y recientemente fundador del Instituto Satcher de Liderazgo en Salud de la Escuela de Medicina Morehouse.

Entrevistas: preguntas y respuestas

¿Cuándo y dónde usa barbijo?

Fauci: El barbijo está presente en todo lo que hago, salvo cuando estoy solo, en casa con mi esposa, o cuando tengo que hablar en público, siempre y cuando pueda mantenerme a 2 metros de distancia de la persona con quien estoy hablando.

Connick: Salgo a caminar todas las mañanas por mi barrio y lo hago sin barbijo, porque incluso si te cruzas con alguien puedes mantenerte a distancia. Pero el resto del tiempo me lo pongo. Por ejemplo, adentro de mi oficina no uso, pero en la oficina general sí. Antes tampoco me lo ponía en la oficina general, pero ahora usan, porque en Arizona tenemos mucha circulación del virus.

Volberding: Uso barbijo casi todo el tiempo, salvo dentro de mi casa o en el balcón. Los que no usan máscara están locos, porque la evidencia de su eficacia es muy contundente.

Bell: Cuando estoy con gente, en negocios, en entornos de oficina, cuando me encuentro con grupos de gente y no puedo mantener la distancia, o durante las conferencias de prensa cuando no me toca hablar.

frenar el coronavirus

Ya se comercializan los superbarbijos diseñados por el Conicet, la UBA y la UNSAM

Bloom: Salvo en mi casa, uso barbijo todo el tiempo, tanto en exteriores como en interiores y sobre todo en los negocios.

Satcher: Todo el tiempo. No me lo saco ni adentro de mi oficina, porque entra y sale gente todo el tiempo. Recién me lo saco cuando vuelvo a casa.

¿Deja entrar personal de servicio, mantenimiento o reparaciones a su casa?

Fauci: Aparte de mi esposa y yo, la única persona que entra a la casa es la empleada que limpia una vez cada 15 días. Usa máscara y guantes todo el tiempo que permanece en la casa.

Connick: Le pago a una persona para que limpie la casa. Al principio tenía miedo y no vino durante seis semanas, pero le seguí pagando su sueldo. Después me avisó que ya se sentía segura y empezó a venir. Pero yo no estoy cuando ella limpia, así que no respiramos el mismo aire. La otra persona que entra es el fumigador, pero es algo rápido, entra y se va, y yo no me acerco.

Volberding: Viene un equipo a limpiar una vez por semana. Me avisan cuando están por llegar y mi esposa y yo nos encerramos en un cuarto de la planta alta hasta que se van. Desinfectan bien toda la casa.

Preocupa el mal uso de productos de limpieza: consejos de especialistas

Bell: Permito el ingreso de personas de reparaciones o mantenimiento y no les exijo que usen máscara mientras trabajan, pero mantengo la distancia al interactuar con ellos.

Bloom: Sí, pero solo si los conozco. Nosotros mantenemos la distancia y solemos ponernos el barbijo.

Satcher: Sí, probablemente más de lo que debería. A mi hija le molesta la cantidad de gente que dejo entrar sin barbijo, pero cuando entran yo sí me lo pongo.

¿Salen a hacer las compras o hacen el pedido online? ¿Lavan o desinfectan los paquetes y la mercadería al ingresarlas a la casa?

Fauci: Voy en persona al supermercado, pero con barbijo y manteniendo la distancia. Suelo ir en horarios inusuales. No desinfecto las bolsas. Por lo general, saco los productos de las bolsas, me lavo las manos con agua y jabón, después alcohol en gel, y dejo todos los productos “en espera” durante 24 horas.

Connick: En los negocios uso máscara y mantengo la distancia. Trato de ir lo menos posible. Si los contagios aumentan, haré el esfuerzo de ir solo una vez por semana. No desinfecto los paquetes. Lo hizo la primera semana, y después llegué a la conclusión de que si el virus se transmitiese así, habría muchos más casos. No creo que haya muchos virus dando vueltas en esos paquetes, pero sí me lavo las manos.

Cómo y con qué desinfectar superficies en tiempos de coronavirus

Volberding: Por mi casa los negocios son muy conscientes y te obligan a cumplir con todo. No te dejan acercar a nadie y todo el mundo usa barbijo. Ni desinfecto ni lavo nada. No creo que haya evidencia real de contagio por superficies. Tampoco uso guantes en los negocios, pero siempre me lavo las manos, antes de salir y al volver.

Bell: Voy a los negocios y también ordeno por internet. No desinfecto los paquetes que entran a casa.

Bloom: Compro en los negocios y también me hago mandar cosas. No las lavo, pero antes de usarlas suelo dejarlas esperando un día. El bicho se muere bastante rápido. Lo mismo hago con el correo. Tal vez sea un poco irracional, pero es lo que hago.

Satcher: Salgo a comprar con barbijo. Sigo el ritual de lavarme las manos, casi compulsivamente. No lavo ni desinfecto los paquetes, pero me lavo las manos después de tocarlos.

¿Irían a entrenar a un gimnasio? ¿Salen a correr o a caminar?

Fauci: No iría a un gimnasio. Por mi edad, no puedo correr riesgos. Con mi esposa hacemos caminata rápida, unos siete kilómetros diarios.

Connick: No iría al gimnasio. En cuanto a nadar, las piletas al aire libre son más seguras que las cubiertas, pero tampoco iría si hay mucha gente.

Volberding: Trato de salir a caminar todos los días, pero no iría a un gimnasio, porque es imposible desinfectar todo a cada rato. En cuanto a las piletas, en el mejor de los casos, al aire libre, pero los nadadores tendrían que mantener la distancia. Pero al nadar se respira fuerte, así que incluso el andarivel es inseguro.

Bell: Solo iría a correr, caminar o andar en bicicleta, y siempre donde haya poca circulación de gente y se pueda evitar la cercanía.

Bloom: Tengo cinta de caminar en mi casa. Soy socio de un gimnasio, pero me parece que por el momento no son lugares seguros, al menos hasta que bajen los contagios. Nadar al aire libre es bastante seguro, pero hay que evitar los vestuarios.

Satcher: Con o sin pandemia, no me gustan los gimnasios. Es mejor estar al aire libre. Sigue saliendo a caminar y a correr, aunque soy más de caminar que de correr, unos seis kilómetros todas las mañanas.

¿Están yendo al médico o al dentista por cuestiones de rutina?

Fauci: Todavía no, aunque en las próximas semanas tal vez vaya a ver a mi médico para que me revise la garganta, porque me molesta de hablar tanto en público. Lo más probable es que el médico me diga “Deja de hablar tanto”.

Connick: Por suerte, justo me hice un chequeo antes de la cuarentena, pero probablemente lo evitaría. Al dentista tampoco iría, salvo una emergencia. O sea, una limpieza de rutina no me haría.

Volberding: No. Tuve una videoconsulta con mi médico. Al dentista no tuve necesidad de ir, pero el problema es para ellos, no para el paciente.

Bell: No tuve necesidad.

Bloom: No iría. Sigo preocupado por el control de los contagios. Si tuviera una emergencia médica o odontológica lo haría. El personal médico se cuida mucho, pero me preocuparía la circulación de pacientes.

Satcher: Desde que empezó todo esto, no tuve que ir al dentista, pero probablemente vaya dentro de poco. Fui al médico una o dos veces, por cuestiones de rutina, y me dio tranquilidad el modo en que maneja la consulta con los pacientes.

  • The Washington Post