Exclusivo: un médico argentino en Nueva York cuenta cómo están viviendo la pandemia

Federico Girardi, prestigioso traumatólogo argentino, vive en EEUU desde hace décadas. Trabaja en Manhattan. Desde allí, cuenta cómo transitan estos días.

Nueva York es hoy el punto con más infectados del planeta y se adapta a una nueva vida. Todas sus costumbres se han puesto en pausa y transitan los días más tristes de la ciudad desde el 11 de septiembre del 2001. Un médico argentino, que vive allí desde hace décadas, habló con Buena Vibra sobre cómo están viviendo la pandemina del Covid-19 y cómo ve el panorama para adelante.

Federico Girardi es médico traumatólogo y uno de los más prestigiosos cirujanos de columna del mundo. Es rosarino pero ejerce en Manhattan desde que se recibió, en 1991. Buena Vibra lo entrevistó el año pasado para que nos cuente cómo es ejercer la medicina en Estados Unidos y cómo ha sido su experiencia en estos años. Y, en otra oportunidad, para hablar sobre su especialidad, que es la cirugía de columna, y sobre los cuidados perioperatorios, que son aquellos necesarios antes y después de una intervención. Esta vez, en el marco de la pandemia que azota al mundo, lo contactamos para saber cómo están viviendo la expansión del Covid-19 en la ciudad de Nueva York.

Las noticias sobre la epidemia de coronavirus en el Estado de Nueva York son angustiantes. A 40 días del anuncio del primer caso confirmado, suma unos 160.000 infectados -87.000 sólo en la ciudad- y más de 7100 muertes. Es el punto del planeta con más enfermos registrados, superando a España e Italia

Hoy, en la Gran Manzana, nada es lo que era y todos se acostumbran, de a poco, a una nueva forma de normalidad. Con los residentes refugiados en sus casas, las tiendas cerradas y una inédita ausencia de turistas, las históricas calles de la ciudad de NY y los puntos de referencia más famosos adquieren una turbadora quietud, especialmente de noche.

Para asomarnos a esta realidad nueva, que nos duele y nos preocupa, hablamos con el doctor Girardi. Aquí, sus respuestas exclusivas para Buena Vibra.

 

Como está ocurriendo en muchos lugares del mundo, también en Nueva York “los más pobres pagan los costos más altos”, según contó el gobernador del Estado, Andrew Cuomo, quien confirmó que los más afectados son los más carenciados y vulnerables. Según cifras reveladas por las autoridades, un 62% de las muertes representan a ciudadanos hispanos y afroamericanos, personas que -en su mayoría- viven en las zonas más humildes y más densas de la ciudad.

En las zonas más golpeadas por la pobreza, los datos son estremecedores: en Bronx y Queens hay más de 12.000 casos por millón de habitantes, por ejemplo, y la pandemia deja sobre la mesa una triste postal que se repite en todo el globo: la desigualdad en el acceso a la salud.

Según datos del Centro de Control de Prevención de Enfermedades (CDC), el 90% de las personas hospitalizadas tenían -por lo menos- una enfermedad preexistente al momento de su internación, algo también vinculado a cómo llega cada persona a darle batalla al nuevo virus. Entre las condiciones médicas que complicaron la infección por Covid-19 se destacaron hipertensión, obesidad, asma, diabetes, problemas cardiovasculares y desórdenes en la sangre.

Girardi cuenta que médicos, enfermeros y todo el personal de salud se ha adaptado a las nuevas necesidades y que los clínicos mandan, porque son los que manejan mejor estas situaciones, y que las demás patologías y procedimientos han quedado en stand by.

¿Cómo cuidarnos en este momento? ¿Cómo levantar las defensas?

Girardi responde: “Mantenerse sano, evitar fumar, cualquier tipo de inhalación, comer bien (proteínas)… El estrés obviamente no ayuda. Quizá cuando pase ésto nos de un tirón de orejas para que nos pongamos todos lo más saludables posible”, aconseja desde Nueva York.

La incógnita se repite de boca en boca y nadie tiene la respuesta: ¿Cuándo volverá Nueva York a ser lo que era? “Estamos llegando al pico de la curva, y todavía ni se llegó, así que se esperan muchos casos más. Será una semana difícil, con muchos casos más”, dice Girardi.

Cuando algunos de los cientos de esfuerzos científicos y sanitarios que se están desarrollando con extrema rapidez en todo el mundo llegue a buen puerto: desde un tratamiento a una vacuna, Nueva York y todo el planeta ruegan que el alivio llegue. En tanto, la vacuna somos todos.

#Quedatenecasa.

coronavirus depresion en los mayores

Podés leer: ¿Cuánto valen los abrazos que no nos podemos dar? Las lecciones que deja la pandemia

Te puede interesar:

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo