Un nuevo estudio desacreditó la regla de los dos litros de agua diarios

Para aquellos de ustedes que luchan para beber los aconsejados ocho vasos de agua al día, tenemos buenas noticias: un nuevo estudio sugiere que esta “regla” no tiene por qué aplicarse a todos.

En cambio, la investigación muestra que hay una forma sencilla de averiguar exactamente qué cantidad de agua debe beber cada día una persona: sólo escuchar a su cuerpo.

Esto puede sonar bastante vago, pero los investigadores fueron capaces de demostrar por primera vez que cuando las personas ya no tienen que beber agua, se vuelve físicamente difícil de tragar. Por lo tanto, más específicamente que escuchar a su cuerpo, deben escuchar a su garganta.

Esta es la primera vez que el mecanismo que regula la ingesta de líquidos y nos impide beber en exceso ha sido identificado y refuerza el hecho de que las necesidades de agua de cada uno son diferentes.

“Si sólo hacemos lo que nuestro cuerpo nos exige probablemente vamos a hacerlo bien, sólo beber de acuerdo con la sed en lugar de seguir una programación elaborada”, dijo Michael Farrell, investigador principal de este estudio perteneciente a la Universidad de Monash en Australia.

La buena noticia es que incluso si uno bebe ocho vasos de agua al día religiosamente, es probable que no le vaya a hacer ningún daño, de hecho algunas personas podrían necesitar más que eso, pero algunas personas pueden necesitar menos.

Pero con esto en mente, sabemos cuando tenemos que beber más agua porque tenemos sed, pero ¿cómo sabemos cuando hemos bebido suficiente?

El exceso de liquido es un problema real, y puede conducir a algo que se llama intoxicación por agua – o hiponatremia – que es donde los niveles de sodio en la sangre se vuelven anormalmente baja, y puede conducir a todo, desde letargo y náuseas a convulsiones, coma e incluso la muerte .

agua-8-vasos-1_opt

Pero hasta ahora, nadie había descubierto cómo el cuerpo regula esto.

Para investigar, Farrell y su equipo les pidieron a 20 participantes que evaluaran la cantidad de esfuerzo que le costaba tragar agua bajo dos condiciones: después del ejercicio, cuando tenían sed, y luego más tarde cuando ya habían bebido una cantidad excesiva de agua.

El equipo encontró que hubo un aumento de tres veces en el esfuerzo después que las personas habían bebido demasiada agua – una señal de que el cuerpo estaba regulando la cantidad de agua que consume por lo que es físicamente difícil de beber.

“Esto era compatible con nuestra idea de que el reflejo de deglución se inhibe luego que se ha bebido demasiada agua” dijo Farrell.

El equipo también utilizó la resonancia magnética funcional (fMRI) para medir la actividad en el cerebro justo antes de que la gente bebiera agua bajo estas dos condiciones, y encontraron que cuando estaban sobre-bebiendo, había mucha más actividad en el áreas prefrontal derecha del cerebro.

Eso sugiere que la corteza frontal interviene para anular la inhibición de la deglución, de manera que los participantes pudieran beber tanta agua como los investigadores necesitan.

“Ha habido casos en que los atletas de maratones se les dijo que tomaran tanta cantidad de agua y en determinadas circunstancias terminaron con serios problemas e incluso la muerte, ya que ciegamente siguieron estas recomendaciones y bebieron muy por encima de necesidad”, dijo Farrell.

Pero también señaló que las personas de edad avanzada en particular, a menudo no toman suficiente, por lo que deben ser conscientes de su ingesta de líquidos.

Ahora se necesita más investigación para confirmar estos resultados y verificar que la respuesta de inhibición de la deglución es el resultado de un exceso de beber, pero, mientras tanto, es una buena idea mantenerse hidratado, pero escuchando a nuestro cuerpo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!