“El cerebro de los chicos necesita desconectar y jugar”

Se llama Álvaro Bilbao. Es Doctor en Psicología de la Salud, neuropsicólogo y padre de tres hijos, y acaba de publicar  el libro “El cerebro de los niños explicado a los padres”, donde pide a los padres, con énfasis, cuidar más el lado emocional del cerebro de los chicos, y no sólo el intelectual. “Siempre se dice que los niños son como esponjas, ¿pero no creen que nos hemos pasado con esa premisa para atiborrarles de conocimientos, idiomas y tantas cosas más?”, dispara. Por favor, “tírense en la alfombra y jueguen con sus hijos”, grita desde sus páginas.

Tenemos niños que saben pasar con el dedo una tableta, pero nunca han hecho una voltereta

El libro es un “manual de instrucciones” para navegar en la aventura de la paternidad en una época complicada. Y, en base a su experiencia como médico y como padre, subraya: “Los niños necesitan jugar más e ir a menos clases extraescolares. Cuando un niño tiene todo el tiempo atiborrado de actividad, su cerebro no sabe entretenerse solo, no sabe divertirse. Los niños necesitan tiempo para imaginar, para inventar juegos solos y nos estamos cargando esa parte de la infancia. El juego tiene un papel fundamental en su desarrollo cerebral, cuando están entretenidos no hay que interferir, ni dirigirle el juego, pero si un padre se tumba a jugar con él capta su atención y su cerebro entra en modo aprendizaje, entramos en contacto emocional con él”.

Bilbao cree que se han perdido demasiadas cosas en esta presión actual por darle a nuestros hijos la “mejor educación”. Y que en eso puede haber más pérdida que ganancia, incluso para la inteligencia del chico. “Todos los niños necesitan de unos padres que les den todo el afecto que puedan, los estímulos naturales, las conversaciones con ellos, lo que llamamos la narrativa del día a día tiene gran importancia. Tienen más efecto en su desarrollo cerebral cosas sencillas que programas de estimulación muy complejos”, dice.

El camino para desarrollar plenamente el cerebro de un niño no es enchufarlo a una tableta, sino facilitar su desarrollo natural

El especialista destaca que “es importante confiar en el niño, en que él va a encontrar su camino. A veces nos equivocamos en poner toda nuestra energía en su desarrollo intelectual y dejamos de lado la parte emocional. El cerebro es emoción y razón. Si crece como una persona inteligente, con un buen trabajo, una casa, una pareja, pero no tiene autoestima, todo lo demás no importa, porque no va a ser capaces de disfrutarlo”, explicó  en una entrevista al diario El Mundo, de España.

Alvaro Bilbao

Con buenos argumentos y datos científicos y de mercado, Bilbao denuncia que los trastornos de atención y de desarrollo están sobrediagnosticados, y que tanto aplicarles esa etiqueta sin justificación como medicarlos “es una barbaridad”.

“Antes de dar una medicación psiquiátrica a un cerebro que está en desarrollo, que sabemos que va a tener efectos para toda la vida, yo les digo a los padres que hablen con los profesores, con el entorno, que establezcan rutinas. La atención también se puede trabajar”, comenta. Y pone sobre el tapete algo que muchos expertos en temas de salud en  la infancia empiezan a alertar: “Cuantos más dispositivos electrónicos usen los niños, más riesgo existe de déficit de atención, obesidad, fracaso escolar y trastornos del comportamiento“, destaca.

“A veces no les damos a los niños tiempo, les metemos prisa, no les permitimos jugar, desfogarse, le pedimos a su lóbulo frontal que esté concentrado continuamente desde la mañana hasta la noche, sobrecargado de actividades, y esa estructura cerebral también necesita desconectar -dice Bilbao-. El cerebro no da para tanto”.

no les damos tiempo, les metemos prisa, no les permitimos jugar. le pedimos a su lóbulo frontal que esté concentrado de la mañana a la noche, sobrecargado de actividades

En su sitio web, Álvaro Bilbao destaca que durante los seis primeros años de vida el cerebro del niño tiene un potencial que no volverá a tener. Y que todos los padres y maestros pueden aprender técnicas sencillas para ayudar al niño a desarrollar todo su potencial intelectual y emocional.

Vale mucho la pena asomarse al sitio y los libros de Bilbao. Hay incluso allí un test interesante que hacer para chequear si estás atendiendo aspectos importantes del desarrollo de tu hijo. Y muchas propuestas para aprender y crecer.

 

Seguí leyendo

Cómo influyen los laboratorios sobre los psiquiatras infantiles

Los niños son más inteligentes si estudian rodeados de espacios verdes

“El cerebro de los chicos necesita desconectar y jugar”

“Hay que educar el paladar emocional de los niños”

“La intervención temprana permite prevenir dificultades en el desarrollo”

Uno de cada cuatro niños tiene dificultades para el aprendizaje

 

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo