Claves para planificar tus objetivos para año nuevo y lograrlos

Los comienzos tienen algo motivador: cuando se acerca el año nuevo, muchas personas tienden a fijarse objetivos como hacer deporte, dejar de fumar o adelgazar. Sin embargo, si no se hace nada para alcanzarlos estos deseos se quedan en simples sueños. Por eso es clave planificar la forma de lograr las metas.

La actitud y la planificación son esenciales en la búsqueda del éxito: se debe internalizar la certeza de que se puede conseguir, pero también se debe trabajar para lograrlo

En primer lugar, es necesario poner unas pautas para llegar a cumplir estos propósitos, principalmente tres:

  • El objetivo debe ser específico. Es importante que éste sea medible y que dependa de uno mismo. Guzmán indica que decir este año voy a bajar de peso es mucho más difuso que afirmar este año voy a bajar 10 kilos haciendo deporte, mínimo tres veces en semana, y siguiendo una dieta específica.
  • Tiene que alinearse con los valores personales. Es decir, el proyecto se debe poder compaginar con los intereses que sean importantes para cada uno, porque si no, se tenderá a abandonarlo a medida que la persona sienta que no le hace feliz.
  • Convertirlo en un hábito, ya que así será más fácil conseguir los resultados.

A partir de estos cimientos, hay tres aspectos claves que se deben tener en cuenta para poder conseguir las metas que fijemos: la motivación, la flexibilidad y la persistencia

La motivación hace que se trabaje para conseguir lo que se quiere; la flexibilidad será necesaria para cambiar la forma en la que cada uno está intentando conseguir los propósitos si la que ha elegido no funciona; la persistencia es vital para seguir con el proceso aunque aparezcan dificultades.

¿Qué marca la diferencia entre el éxito o el fracaso a la hora de conseguirlos?

Sin embargo, planificarlos no garantiza que los propósitos culminen en éxito. El especialista coincide con el autor Colin Robertson en la existencia de siete pasos elementales para conseguirlo. Éstos son:

1. Encontrar el propósito. Es decir, descubrir qué es lo que realmente te motiva.

2. Adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para triunfar.

3. Establecer hábitos efectivos que te acerquen a tu objetivo.

4. Aprender a ser persistente.

5. Aprender a gestionar los obstáculos.

6. Superar los límites saliendo de la zona de confort.

7. Persistir hasta conseguir la meta.

Algunas de las preguntas que debemos hacernos son, por ejemplo, si disponemos de recursos para realizarlos y, si en este caso, los destinamos a la tarea. Por otro lado, hay que reflexionar sobre si el plan que nos hemos propuesto está dando resultados. Es decir, necesitamos encontrar una estrategia que nos funcione. Y, sobre todo, la más importante, hay que cuestionarnos si hemos hecho un intento serio. En ocasiones, nos rendimos porque pensamos que no vamos a conseguirlo pero, en realidad, no lo hemos intentado de verdad.

En definitiva, lo importante es intentar lo que haga falta para conseguir los objetivos. Si de esta manera no funciona, entonces sabrás que debés buscar otro camino.

Además, Guzmán indica que es recomendable revisar los objetivos cada cierto tiempo, por ejemplo cada tres meses, y plantearse si seguimos deseando lograrlo o ya no nos interesa. En el caso de la primera, debemos preguntarnos si nos estamos acercando a la meta. Si no es así, insiste: hay que revisar el proceso para ver qué falla. Si estamos ante la segunda opción debemos preguntarnos si queremos sustituirlo por otro objetivo diferente.

Barreras antes de llegar a la meta

Durante todo el proceso podemos encontrarnos con impedimentos y situaciones que nos retrasen. Las barreras que suelen aparecer con más frecuencia antes de conseguir los objetivos se pueden dividir en dos grupos: internas y externas.

  • Internas: este tipo hace referencia a cómo gestionamos nuestros pensamientos y emociones y pueden limitarnos a la hora de lograrlo.
  • Externas: en ocasiones, se producen circunstancias externas que nos afectan. A veces podemos luchar para cambiarlas, pero otras está fuera de nuestro alcance modificarlas y tenemos que aceptar la realidad y ser flexibles.

Para finalizar, el experto da algunos consejos. Entre ellos, recomienda que se definan pocos objetivos para poder dedicarles la mayor cantidad de recursos, por ejemplo, uno personal y otro profesional sería lo ideal. También indica que es necesario que éstos estén elegidos por cada uno, no por otras personas. Por otro lado, aconseja informarse sobre cómo planificar la rutina para encontrar la manera ideal de hacerlo y, para finalizar, indica que se debe visualizar el objetivo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!