El Circo de la Mariposa: no vas a desplegar tus alas hasta que decidas hacerlo

Cada vez hay más estudios que subrayan el valor de la inteligencia emocional. El cortometraje “El Circo de la Mariposa” es genial para aprender sobre el tema.
el circo de la mariposa video

El Circo de la Mariposa” es toda una lección de vida. Esas perlitas que te marcan, que te arrastran amablemente hasta lo más profundo de tu ser para repensarte un poco. Es un corto de menos de media hora que habla sobre la resiliencia y la superación personal: cuenta la historia de un hombre nacido sin piernas ni brazos y cómo logra desenvolverse en la vida convirtiéndose en una estrella de circo.

Lo más impactante de este corto es que no fue hecho con animación ni con efectos especiales, sino que Nick Vujicic, el actor que lo protagoniza, nació sin extremidades y su historia es absolutamente conmovedora

Nick nació en Australia sin brazos ni piernas, y de pequeño pensaba que no iba a poder tener una vida sin ayuda de sus padres. Tanto sufrió que a los 10 años intentó suicidarse sumergiéndose en una piscina. No sólo sobrevivió sino que llegó muy lejos. Se convirtió en actor, aprendió a nadar y esquiar, practica deportes, está casado y tiene dos hijos que no heredaron su condición. Hoy, Nick se dedica a dar charlas inspiracionales y demuestra al mundo cada día que todos podemos lograr lo que soñamos.

“El circo de la mariposa” (The Butterfly Circus, 2009), dirigido por Joshua Wiegel y protagonizado, entre otros, por Eduardo Verastegui y Nick Vujicic, es un viaje de transformación y aceptación humana.

El nombre del cortometraje establece inmediatamente la analogía con el viaje de la mariposa, que nace como oruga y luego de largo proceso de espera, sale al mundo y muestra todo su esplendor.

nick-vujicic

Dirigido por el estadounidense Joshua Weigel, el corto nos cuenta la historia de Will (Nick Vujicic), “un hombre olvidado por Dios”, quien sin extremidades vive sus días como principal atracción en un circo de rarezas. En este lugar la vida es dura, ya que se lleva la discapacidad al nivel del morbo, donde el inválido es visto como una víctima que debe ser expuesta en público para evidenciar algo así como “los errores de la naturaleza”.

Es en este contexto en el que Will logra unirse al “Circo de la Mariposa”, una especie de pandilla de hombres, también extraños, que han hecho de la diferencia una virtud. Este circo recorre el Estados Unidos de 1930, un país en crisis tanto económica como moral, llevando este mensaje de superación y alegría.

En este viaje de transformación, lo primero que debe hacer Will, es dejar de verse como una atracción de circo, y aceptar su condición y diferencia, hasta lograr sacar provecho desde su posición. El viaje es largo y doloroso, ya que su vivencia pasada ejerce mucha fuerza, convenciéndolo de que sin pies ni manos no se es capaz de nada.

Pero poco a poco Will comienza a observar este show diferente, protagonizado por hombres y mujeres que aunque ahora gozan de popularidad, también esconden historias de dolor, soledad y discriminación, pero que al negarse a mostrar el mundo de las imperfecciones humanas, lograron ser artífices de un espectáculo virtuoso. Así Will comprobará que sí es capaz de muchas cosas, y quizás de la más importante de todas: ser un ejemplo y motivar a que otros se superen.

Es una obra que vuelve difusas las fronteras entre la ficción y el documental y que realza la valentía con la que Vujicic enfrenta el desafío de retratar sus dolores

 

10 claves que resumen el el Circo de la Mariposa

  1. El circo no es precisamente un circo. Es un lugar donde se concentra gente marginada, discriminada por la sociedad. Gente que está fuera del sistema por algún defecto o particularidad física.
  2. La mirada de la sociedad hacia ellos es tan fuerte, tan pesada, que ellos acaban viéndose a sí mismos como raros, feos, marginados.
  3. El poder de la bondad: “Eres magnífico” le dice el Sr. Méndez a Will la primera vez que lo ve en el circo. Will no es capaz de entender esta frase porque su autoconcepo se lo impide y termina escupiendo en la cara del Sr. Méndez, quien empatiza y puede sentir la frustración, la impotencia y la rabia de Will. Y le devuelve: “Tal vez me acerqué demasiado”.
  4. El poder de una palabra amable, de un gesto cariñoso: “Ven cerca del fuego a calentarte un poco pequeñín”, le dice el Sr. Méndez a Will. Ese tono, ese “pequeñín”, toca el corazón de Will, lo integra, lo acepta. No mira sus discapacidades porque sus ojos que son capaces de ver mucho más allá de la apariencia, del aspecto físico.
  5. Cuando un niño, con total y fresca sinceridad, le dice a Will “dónde están tus brazos y manos”, podemos ver si diferencia entre querer hacer daño y saciar la sana curiosidad de un niño. La mamá lo reta, pero el pequeño no quiso hacer mal. No sabe. Y saber, entender, cambia la acción. Los niños carecen de prejuicios precisamente porque son niños.
  6. “No seas tan obtuso de ver la belleza que puede venir de las cenizas”. Esta frase del Sr. Méndez está cargada de optimismo y esperanza. Enseña que el peor pasado se puede superar, que se puede renacer y crear belleza de la nada. Habla de la importancia de revisar el autoconcepto que tenemos de nosotros mismos, de sanar, de mirarnos con más amor y de aceptar que los demás puedan mirarnos con ternura, con cariño, con empatía.
  7. Si te esforzás mucho, si no es fácil, más glorioso es el triunfo. El espíritu de superación fortalece.
  8. “No la reconocerás cuando salga”: la mariposa representa a Will, un Will que si es capaz transformar el concepto que tiene de sí mismo, será capaz de ver el enorme potencial que hay en él. Es una frase que habla de cambio o, más que cambio, de transformación, de cómo es posible cambiar lo que creemos que somos o lo que nos han hecho creer que somos.
  9. “¡Puedo nadar!” Cuando Will deja de ser una oruga para convertirse en mariposa, se da cuenta de que hay algo que no sabía que sí sabía hacer: nadar. Y lo pudo descubrir porque tomó riesgos, porque decidió cambiar lo que piensa sobre él sin importarle lo que piensen o digan los demás.
  10. El agradecimiento de una madre que tiene un hijo con muletas es el cierre perfecto. Will el espejo en el que se puede mirar su hijo para poder mirarse diferente a sí mismo… Y renacer.

Podés leer: