Vacunación en tiempos de pandemia: la antigripal en niños

La pediatra Cecilia Baston subraya que, en tiempos de pandemia, la vacuna contra la gripe se vuelve fundamental.

La vacunación es uno de los grandes hitos de la historia de la medicina y ha cambiado la historia de la salud. En tiempos de pandemia, es importante volver a subrayar su valor y su importancia, sobre todo en la edad pediátrica.

Como pediatra, me interesa remarcar que es fundamental respetar el calendario nacional de vacunación, tratando de no retrasar el esquema de acuerdo a la edad del niño.

Además, es importante vacunar contra la gripe todos los años a los grupos de riesgo, recordando que en el año 2009 hemos tenido otra pandemia de influenza y contamos con la vacuna. Este año, ante la presencia del coronavirus y la eventual coexistencia con otras virosis, tener la vacuna para influenza permite tener mayor protección para uno de los causantes de infección respiratoria aguda en el invierno. 

Podés leer: El coronavirus en niños hoy en Argentina: aclaraciones y consejos de una pediatra

La importancia de la vacunación

Las vacunas son una herramienta fundamental de la atención primaria y logran un impacto positivo en la salud de la población. Cuando no se vacuna a un niño, no solo se compromete su salud sino que deja desprotegida a la población.

Si uno repasa la historia, antes de la aparición de las vacunas muchos niños menores de 5 años enfermaban, tenían secuelas o fallecían por enfermedades que hoy son prevenirles gracias a la vacunación. Un ejemplo fue la viruela, que se logró la erradicación mundial, y la poliomielitis, que se espera sea erradicada en un futuro cercano.

Es fundamental insistir en la importancia de este recurso una y otra vez ya que han aparecido falsas asociaciones de vacunas con autismo, y eso contribuyó al crecimiento de los movimientos antivacunas primero en Europa y luego en otros países. Como resultado de la difusión de esta información falsa, tenemos rebrotes o epidemias de enfermedades que venían controladas, como es el caso del sarampión.

Qué es la inmunidad rebaño

Muchas veces escuchamos hablar de la inmunidad rebaño y es importante aclarar qué significa para entender por qué la vacunación también es clave a nivel colectivo, en términos de salud pública (La vacunación no es opinable: es una obligación y una responsabilidad social).

Cuando se logra en una población un número alto de personas protegidas, este efecto protector puede extenderse a las personas no vacunadas. Es lo que se conoce como inmunidad rebaño o de grupo, pero ésto se logra cuando al menos el 94-95 por ciento de la población está protegida.

Por eso es importante mantener el calendario de vacunación al día y vacunar masivamente cuando hay una campaña a los grupos susceptibles.

Cómo se componen las vacunas

Otro tema que es importante volver a aclarar una y otra vez es que las vacunas son productos biológicos que contienen antígenos capaces de producir un estímulo inmune específico en quien lo recibe. Este estímulo logrará que el organismo fabrique los anticuerpos que brinden protección para esa determinada enfermedad.

Para que este efecto dure en el tiempo, se requieren varias dosis con intervalos entre las mismas: el mínimo suele ser de 4 semanas hasta 8 semanas, dependiendo de la edad, el huésped y las características de la vacuna.

Nunca hay un intervalo máximo: siempre decimos que una vacuna aplicada es una dosis que cuenta.

¿Qué tipos de vacunas hay?

  • Pueden ser atenuadas, cuando, a través de distintos procesos, parte del germen atenúa su capacidad de generar enfermedad. Es el caso de la vacuna de sarampión, rubéola y paperas.
  • Pueden ser inactivadas, que son las que utilizan el virus muerto que produce la enfermedad, como por ejemplo la vacuna antigripal.
  • O pueden ser recombinantes, que son las que tienen proteínas o parte de la cápsula de la bacteria, como la del neumococo.

Además, las vacunas tienen coadyuvantes, que son sustancias que mejoran larespuesta inmune de la misma, por ejemplo el aluminio.

Qué es el efecto capullo en vacunación

Otra estrategia en vacunación es la que se logra vacunando a los adultos jóvenes para renovar anticuerpos contra una enfermedad y así proteger a los niños más pequeños menores de un año, este es el caso de la tos convulsa o coquelucce (“efecto capullo”).

No quiero dejar de mencionar que la mamá, a través de la placenta, le pasa anticuerpos al bebé que le brindarán protección para enfermedades, pero estos anticuerpos duran pocos meses.

Quiénes deben darse la vacuna de la gripe

Más allá de que la vacuna antigripal es aconsejable para todos los niños (salvo que el pediatra advierta en el paciente alguna contraindicación), hay grupos de riesgo que deberían dársela sí o sí para prevenir complicaciones:

✅ Niños a partir de los 6 meses a 2 años.

✅ Embarazadas en los tres trimestres.

✅ Puérperas dentro de los 10 días

✅ Personal de la salud.

✅ Pacientes inmunosuprimidos, trasplantados y sus convivientes.

✅ Mayores de 65 años.

✅ Personas entre 2 y 64 años con enfermedades crónicas respiratoria, renal, cardíaca y/o hepática. Y personas con obesidad.

✅ Convivientes de bebés prematuros, menores de 6 meses, con síndromes genéticos y retraso madurativo severo.

Hay dos tipos de vacuna antigripal: trivalente (para virus de influenza A dos subtipos y un subtipo de influenza B) y cuadrivalente (dos subtipos de influenza A y dos subtipos de influenza b).

Podés leer: Niños con fiebre alta: qué hacer en tiempos de coronavirus

En el caso de esta última, la cuadrivalente, hay dos marcas en el mercado: una a partir de los 6 meses y la otra a partir de los 5 años, y ambas son dosis completa 0,5 ml.

Los niños menores de 3 años deben recibir mitad de dosis 0,25 ml de la trivalente, y se debe repetir la dosis al mes si es la primera vez que la recibe.

Es importante recordar que es una vacuna con virus inactivado y que no transmitirá gripe. La vacuna no transmite ni genera enfermedad gripal

Por supuesto, debido a la cuarentena y a la actual organización de los vacunatorios, es conveniente pautar turnos y coordinar el momento en el cual vacunar para evitar acumulación de personas.

Podés leer: Los niños y la flexibilización de la cuarentena: qué hacer con el miedo a salir de casa

Por último, no quiero dejar de mencionar reforzar vacuna triple viral por el componente de sarampión: deben tener dos dosis los niños entre 1 y 5 años y vacunarse los niños a partir de los 6 meses extra de la dosis que recibirán al año. Con dos dosis se considera cubierto.

Disponer de vacuna contra una enfermedad grave demuestra la importancia de la misma ante estos tiempos de pandemia.

 

  • Fuente: Cecilia Baston, médica pediatra. Médica de Planta del servicio de
    Neonatologia del Sanatorio Otamendi. Podés encontrar más consejos en Instagram.

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!