9 consejos para fomentar hábitos de alimentación saludable en los chicos

Para conseguir que los chicos coman más frutas y verduras hay que comenzar enseñándoles a amar los sabores y texturas naturales que las frutas y verduras proporcionan. No se trata de demonizar o excluir alimentos o grupos de alimentos. En su lugar, celebremos lo que los alimentos saludables pueden hacer por nosotros y cómo pueden hacernos sentir.

Servir frutas o verduras en diferentes formas, texturas y temperaturas ayudará a los niños a desarrollar un paladar maduro, lo que les permitirá a su vez disfrutar de una variedad más amplia de nuevos alimentos. Entrenar a los chicos en conocer y aceptar nuevos gustos les ayudará a desarrollar un acercamiento natural a la comida real.

Los estudios han demostrado que los chicos que comen la cantidad recomendada de frutas y verduras tienen una serie de ventajas sobre los que no lo hacen.

  • Mayor inmunidad a enfermedades estacionales
  • Mantienen un peso más saludable
  • Mejores condiciones de visión
  • Mejor salud de la piel
  • Encías y dientes más saludables.
  • Más energía para jugar
  • Duermen mejor

Que los chicos coman frutas y verduras fomenta una relación positiva con los alimentos, centrándose en lo que debe comer, sin enviar mensajes negativos sobre otros alimentos, algo que a menudo conlleva culpa y vergüenza.

  1. 4 comidas al día: A los chicos que se les permite alimentarse en cualquier momento del día no  tienen el suficiente apetito a la hora de sentarse a hacer cualquiera de las 4 comidas correspondientes (desayuna, almuerzo, merienda , cena) Está bien para los niños tener hambre, e incluso alentarse que lo tengan. De esta manera. cuando llegue la hora de la comida, será menos exigente y los alimentos saludables en realidad tendrán un mejor sabor para ellos.
  2. Variedad de proteínas: La proteína es vital para el crecimiento de los cerebros y los cuerpos de los niños. La proteína se puede obtener de los mariscos, las aves de corral, la carne de res magra, los huevos, los productos lácteos, las nueces y las semillas. Todos estos productos son buenas fuentes de proteínas y todos deben incluirse en la dieta de un niño ya que generan un circuloso virtuoso que se retroalimenta. Comer estos productos mejora la salud y acostumbra el paladar de por vida a este tipo de alimentos.
  3. Comer menos azúcar: El niño promedio recibe el 16% de sus calorías totales de azúcares añadidos, una friolera de 10 cucharaditas por día, algo que se relaciona directamente con la obesidad infantil, las enfermedades crónicas y los problemas de comportamiento.
  4. Que la mitad de su comida sean frutas y verduras: El aumento del consumo de frutas y verduras en todas sus formas y variedades se ha relacionado con una mayor inmunidad, menor incidencia de cáncer y menor peso. Una comida equilibrada se da naturalmente cuando los niños consumen la mitad de sus frutas y verduras. Los niños que comen frutas y verduras en cada comida se están llenando de alimentos ricos en fibra, altos en nutrientes y bajos en calorías. Y en las porciones adecuadas.
  5. Incluir pescado una vez por semana: El pescado es rico en grasas omega 3, como el DHA, que es vital para el desarrollo del cerebro. Además, los omega 3 están ligados a la inflamación reducida en pacientes con asma, artritis, y eczema. El bajo consumo de Omega 3 es común en los niños y es un factor de riesgo para enfermedades y problemas de conducta.
  6. Elegir granos enteros: Pero que esto sea una razón para alimentar exclusivamente a tus hijos con pan. En su lugar, hay alternativas deliciosas que son mucho mejores para ellos. Arroz integral, mijo, cebada, etc.
  7. Limitar los alimentos procesados. Los alimentos procesados ​​son todos los alimentos que se encuentran pre-hechos, envasados ​​y, a menudo, requieren productos químicos, tintes alimentarios, conservantes, grasas agregadas y azúcares añadidos sólo para poder mantenerlo en los estantes de las tiendas sin arruinarse. Los niños que comen y tienen acceso a los alimentos procesados ​​comen menos frutas y verduras y desarrollan hábitos alimenticios que conducen a la obesidad y mala salud. Preparar la comida desde cero, con materia prima que no esté precocida, planificar las comidas, y de ser posible cultivar los propios alimentos son formas fáciles de eliminar la necesidad de alimentos procesados.
  8. Beber agua: El agua es vital para los niños. La principal fuente de azúcar añadida para los niños proviene de las bebidas azucaradas. Las bebidas endulzadas con azúcar han sido culpadas por muchos de los problemas de salud que aquejan a los niños de hoy, incluyendo la obesidad infantil. Estas bebidas también reemplazan los alimentos que tienen nutrientes y fibra, que los niños necesitan para crecer.
  9. Dormir bien y jugar mucho: Cuando los niños pasan el día jugando afuera, en lugar de estar delante de una pantalla, duermen mejor, tienen menos problemas de conducta, son más felices e incluso tienen una mejor imagen de sí mismos.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!