Las 3 claves de Matthieu Ricard para ser “el hombre más feliz del mundo”

Matthieu Ricard es un biólogo y monje budista tibetano de 71 años que se mudó a los Himalayas desde Francia en sus 20 años y se hizo monje a los 30 años. Hoy es confidente del Dalai Lama y se desempeña como su traductor de francés.

Ricard no es alguien que use la espiritualidad como forma de hacerse famoso; de hecho, aprender a aceptar la fama que se le ha dado y utilizarla como una oportunidad para el bien fue un punto de inflexión en su vida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Buena Vibra (@buenavibra.es) el

Él fue el primero en llamar la atención de los medios en 1997 cuando fue coautor de un libro con su padre Jean-François, un renombrado filósofo. Desde entonces, ha dado dos TED Talks que se viralizaron en línea y escribió varios bestsellers. Él da la parte de las ganancias que le corresponde de sus proyectos a su organización benéfica, Karuna-Shechen, que brinda servicios de atención médica y educativos a comunidades desatendidas en India, Nepal y el Tíbet.

A los medios les ha gustado llamarlo “el hombre vivo más feliz”, un título que Ricard intenta desalentar, después de que las ondas cerebrales gamma de Ricard se midieran como las más fuertes en un estudio del año 2000 de la Universidad de Wisconsin.

También podés leer:5 maneras de aumentar tu nivel de felicidad según la ciencia

“A veces uno puede sentirse cansado, tengo 72 años – dice Ricard entre risas – pero si me siento cansado, descanso un poco” vuelve a bromear y agrega luego “Yo puedo disfrutar de cierto tipo de libertad porque tengo la posibilidad de decidir la dirección de mi propia vida, lo que creo que es una muy buena cosa”.

Según Ricard, hay una serie de claves que a él le sirven para ser feliz. Aquí las compartimos:

Afectar positivamente a los demás

Si bien Ricard ahora pasa la mayor parte de su tiempo en aislamiento, nació en una cuna rodeado de celebridades de la alta sociedad. Sus padres celebraban fiestas con personalidades como el compositor Igor Stravinsky o el fotógrafo Henri Cartier-Bresson.

 

También podés leer: Mindfulness: la felicidad de hacer y pensar en una sola cosa

Incluso a una edad temprana él ya podía decir que todos los indicadores del éxito externo -influencia, respeto, riqueza- no siempre iban acompañados de felicidad. Cuando dedicó su vida al budismo aún era joven. Ricard se dio cuenta de que la felicidad es una habilidad, una forma perfeccionada de ver el mundo, que no acompaña automáticamente a las trampas del éxito externo.

Ricard dice que prefiere el tipo de éxito que él llama “florecimiento personal”, que es “cumplir con mi aspiración más profunda”

Y por “aspiración más profunda”, él quiere decir algo mucho más existencial que aspirar a un gran sueldo o un hogar lujoso. Se refiere a un éxito definido por la autorrealización con el propósito de afectar positivamente a los demás. “Transformarte a ti mismo para servir a los demás”, explica en otra entrevista realizada con el Business Insider.

Confiar en la intuición

Cuando era joven, Ricard estudió genética molecular con un premio Nobel en el prestigioso Instituto Pasteur. Tomó descansos de sus estudios para perseguir su creciente interés en el budismo, y viajó a Darjeeling para aprender de maestros espirituales. Ricard finalmente recibió su doctorado, pero cuando llegó el momento de decidir qué hacer con su vida, la decisión fue fácil.

“No fue en absoluto difícil”, dijo Ricard, sobre su decisión de comenzar un camino espiritual más profundo. “Nunca tuve agitación”. Lo comparó con la fruta que ha madurado en un árbol: “En algún momento no tienes que tirar y romper la rama para obtener la fruta. Solo debes tocarla y caerá en tus manos”.

Se había dedicado a pensar mucho tiempo durante sus viajes de ida y vuelta entre India y Francia para decidir qué le parecía correcto, y cuando llegó el momento, no hizo una lista de los pros y los contras de cada opción: siguió su corazón. y actuó sin vacilación. Ricard sostiene que desde ese momento, él ha tomado todas las decisiones importantes en su vida de la misma manera.

También podés leer:Cuatro pasos fáciles que podés dar hoy hacia la felicidad

Es necesario aceptar lo que no puedes cambiar

Ricard escribió el libro “El Monje y el Filósofo” principalmente como una experiencia de unión con su anciano padre. Pero cuando le prestó atención, decidió seguir el ejemplo del Dalai Lama y utilizar su reconocimiento como una forma de difundir lecciones sobre la felicidad y la realización.

Luego, después de que el periódico ingles The Independent cubriera los hallazgos del estudio de meditación en el que Ricard participó, lo nombraron “el hombre más feliz del mundo” en 2007. No importa cuántas veces objetara Ricard esa afirmación, la frase seguía apareciendo en puntos de venta de todo el mundo.

El título surgió cuando Ricard estaba con uno de sus profesores, y contó que su maestro le dijo: “Solo vete. Haz uso de él para un buen propósito, para el proyecto humano”. Es decir, como las personas insisten en llamarlo “el hombre más feliz del mundo”, él aprovechó esa oportunidad para enseñarles a ser más felices.

Las claves para ser feliz según la Universidad de Harvard

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!