Fumador, con sobrepeso y bebedor: el paciente perfecto para el Covid-19

El perfil del paciente con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad más severa, junto con el adulto mayor (promedio 82 años) con problemas cardiovasculares previos.

Muchas cosas no sabemos aún sobre el Covid-19, pero algunas otras sí están cada vez más claras: es un virus que se contagia muy fácilmente y se parece bastante a su primo el SARS y que, aunque, en  la mayoría de los casos produce síntomas leves, en un mínimo porcentaje puede resultar letal. Pero, ¿quiénes son las personas con mayor riesgo de sufrir complicaciones graves? El perfil del paciente “perfecto” para desarrollar una enfermedad más severa, según las estadísticas, es el fumador, con sobrepeso y bebedor, y el adulto mayor (promedio 82 años) con problemas cardiovasculares previos.

Así lo revela el último informe sobre la situación del Covid-19 en España, elaborado por el Centro Nacional de Epidemiología. Según sus datos, el perfil más común entre los afectados es el de un hombre mayor con patologías previas -sobre todo cardiovasculares-.

Las estadísticas reunidas hasta el 13 de abril revelan que el 71% de los pacientes que requirieron ingreso en UCI fueron varones; que el promedio de edad de fallecimiento por Covid-19 se situó en torno a los 82 años y que el 95% de los que murieron por culpa del virus presentaba por lo menos una enfermedad previa (el 67% trastornos cardiovasculares).

remedio coronavirus

Además leé: ¡No te toques la zona T! Cómo bloquear la vía clave para infectarse coronavirus

Los datos también reflejan que los adultos mayores con problemas de corazón no son los únicos que tienen más probabilidades de que la enfermedad se agrave. Los análisis revelan que la diabetes, los trastornos respiratorios o la enfermedad renal grave son importantes aliados para el Covid-19.

Además, poco a poco, otros factores de riesgo menos conocidos están saliendo a la luz. Las personas que fuman tienen un mayor riesgo de infectarse por el nuevo coronavirus que las que no consumen tabaco, según se desprende del último informe científico-técnico sobre el Covid-19.

Podés leer: Obesos y diabéticos: cómo combatir la vulnerabilidad ante el coronavirus

En una investigación realizada por investigadores de Estados Unidos y Grecia se ha evaluado el efecto del tabaco sobre el Covid-19 y se observó una relación con una peor evolución: 11,8 por ciento de los casos leves, un 16,9 por ciento de los graves y un 25 por ciento de los críticos fumaban en el momento del diagnóstico.

Los autores de la revisión calcularon un riesgo de enfermedad grave 1,4 veces mayor entre los fumadores, y de 2,4 veces de tener que ser ingresados en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) o de necesitar ventilación mecánica, en comparación con las personas que no fumaban

Por tanto, según el informe, aunque el tabaquismo no parece ser el factor de riesgo más importante para la infección por el nuevo coronavirus ni en la mala evolución del Covid-19, los estudios disponibles indican que los fumadores pueden ser también un grupo más vulnerable que los no fumadores.

Podés leer: Cuánto dura el coronavirus en la ropa y cómo lavarla

La obesidad incrementa el riesgo de mortalidad

Los reportes también señalan que la obesidad puede ser uno de los factores que influyen en el riesgo de mortalidad por el nuevo coronavirus y que, además, puede jugar un “rol importante” en la infección.

Hay varios factores que podrían influir en el mayor riesgo de infección y complicaciones por Covid-19 en los pacientes con obesidad. El primero sería la asociación de la obesidad con otras comorbilidades y con una mayor predisposición a los fenómenos tromboembólicos que la población general, factores que ya se han asociado con una peor evolución de la enfermedad.

Por otro lado, se ha observado que la expresión de ECA2 en las células adiposas podría ser importante, lo pondría a las personas obesas en un mayor riesgo de contraer la infección. De hecho, en un análisis retrospectivo de 112 pacientes ingresados en Wuhan (China) por el nuevo coronavirus, el índice de masa corporal (IMC) de las personas que estaban en estado crítico era superior al del resto de enfermos.

Del mismo modo, la prevalencia de obesidad entre los que fallecieron por esta causa en China fue del 84,8 por ciento frente al 18,9 por ciento de los que superaron la enfermedad. En estos pacientes, los fenómenos tromboembólicos fueron una causa “importante” del agravamiento de la enfermedad.

Asimismo, en un análisis retrospectivo del IMC estratificado por edad en 3.615 pacientes Covid-19 en los servicios de Urgencias de un hospital de Nueva York (Estados Unidos) se observó que los pacientes menores de 60 años con un IMC de entre 30 y 34 tenían 2 y 1,8 veces más probabilidades estar hospitalizados o ingresados en la UCI, respectivamente, en comparación con los pacientes no obesos. No obstante, este efecto no se observó en los mayores de 60 años (190).

En otros estudios realizados en Francia o en Reino Unido se evidenció que las personas con obesidad solían necesitar más ventilación mecánica mayor con mayor frecuencia que las que tenían un peso normal. Finalmente, en los trabajos se ha comprobado que la probabilidad de sobrevivir al Covid-19 es mayor en las personas que no padecen obesidad.

También podés leer: