Las mujeres de 30 tuvieron más hijos que las de 20 por primera vez en la historia

Por primera vez en la historia de la humanidad, las mujeres de más de 30 años de edad están teniendo más bebés que las mujeres que se encuentran en su veintena, con una edad media de las madres primerizas de 28 años, un enorme salto de dos años a partir de 2014, cuando esta edad estaba ubicada en los 26.

Esto no sólo es un recordatorio de cómo rápidamente nuestra especie puede cambiar en respuesta a las tendencias y presiones sociales, sino que también contradice la sabiduría convencional que indica que los embarazos posteriores son más arriesgados (a pesar del aumento de las madres mayores, la tasa de mortalidad infantil en los EE.UU. se mantiene estable).

Las nuevas cifras, publicadas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), se basan en una revisión inicial de los certificados de nacimiento y defunción presentados en Estados Unidos el año pasado y se espera que se publique un análisis completo en los próximos meses .

La tasa de natalidad de las mujeres de 30 a 34 años fue de 102,6 por 1.000, y la de las mujeres de 25 a 29 años fue de 101,9 por 1.000.

Eso podría no sonar como una gran diferencia, pero sólo 12 meses antes, la tasa de natalidad de las mujeres de 30 a 34 años era de 101,5 nacimientos por cada 1.000, mientras que las mujeres de 25 a 29 años se encontraban en 104,3 nacimientos por cada 1.000.

Ahora que los niños de madres de 30 años han superado a los de las veinteañeras, las madres estadounidenses han roto una tendencia de 30 años que tenía mujeres en sus últimos 20 años como el grupo con mayor tasa de natalidad.

Si bien estos datos son solo de los Estados Unidos y habrá que esperar las cifras de otros lugares del mundo, las tendencias de conducta y comportamiento social son muy similares en el resto de los países de Occidente, por lo que se espera que los valores sean similares.

Un estudio de 1,5 millones de hombres y mujeres en Suecia el año pasado encontró que cuando las madres decidieron retrasar la llegada de los niños hasta que eran mayores – incluso en sus 40 – eran más propensos a tener hijos que eran más altos, más físicamente en forma, que obtuvieron mejores calificaciones en la Secundaria, y que tenían más probabilidades de ir a la universidad.

Otra tendencia que probablemente ayudó a la tasa de natalidad entre las madres mayores es el hecho de que los embarazos de adolescentes son cada vez menos comunes en los Estados Unidos, con los nacimientos por primera vez entre los adolescentes cayendo en casi la mitad entre 2000 y 2014.

El razonamiento dice que si bien los riesgos físicos de tener un bebé de grande son todavía muy reales, las mujeres de 30 años tienen más probabilidades de ser financieramente estables, por lo que pueden ofrecer a sus hijos mejores opciones de salud y educación que las mujeres de 20 años.

Aquí hay algunas conclusiones más del informe:

  • Los nacimientos de mujeres mayores de 34 años también aumentaron, con 52.6 nacimientos por cada 1.000 mujeres en 2016 comparado con 51.8 nacimientos por 1.000 mujeres en 2015
  • La edad promedio de las madres primerizas es ahora de aproximadamente 28 – tan recientemente como en el año 2014, ese promedio fue de 26,3
  • La tasa de natalidad de los adolescentes continuó cayendo en 2016
  • La tasa de mortalidad infantil se mantuvo casi igual.
  • Si bien estas cifras sólo se aplican a las mujeres estadounidenses, reflejan una tendencia creciente a alejarse del “tabú” de tener bebés “más adelante” en la vida.

“Los beneficios asociados con el nacimiento siendo mayores superan los factores de riesgo individuales que surgen de nacer de una madre de más edad”, dijo el investigador Mikko Myrskylä del Instituto Max Planck en Alemania.

“Necesitamos desarrollar una perspectiva diferente sobre la edad materna avanzada. Los padres expectantes suelen ser conscientes de los riesgos asociados con el embarazo tardío, pero son menos conscientes de los efectos positivos”.

Lo que también fue realmente interesante es la rapidez con que las cosas pueden cambiar para los niños nacidos de la misma madre: el estudio encontró que un niño nacido cuando su madre estaba en sus 40 terminó siendo mejor educado que el niño nacido en su 20s.

“Esos 20 años hacen una gran diferencia”, dijo Myrskylä. “Un niño nacido en 1990, por ejemplo, tenía una probabilidad mucho más alta de ir a un colegio o universidad que alguien nacido 20 años antes”.

Este especialista pide considerar inclusive cómo van a ser las cosas para los bebés nacidos dentro de dos décadas, con la tecnología de edición de genes establecida para revolucionar la forma en que se concibe y se pueden prevenir enfermedades genéticas antes de que nuestros hijos hayan nacido.

Quizás eso significa que podemos concentrarnos en hacer del mundo un lugar mejor para la próxima generación.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!