Fiestas de egresados: coquetear con la muerte con permiso de los padres

Alejandro Schujman, psicólogo, alerta por el consumo de alcohol y drogas en las fiestas de fin de año, ante la mirada cómplice y resignada de los adultos.

Que un niño de 2 años se lleve cosas a la boca es normal.

Que uno de 5 años se golpee jugando en una plaza también es normal, y hasta saludable diría, porque el que juega y corre se lastima de tanto en tanto, pero es la única manera de crecer.

Que niños de 11 años no ordenen su cuarto, por supuesto que ocurre y seguirá ocurriendo. Los hijos no se preocupan por mantener el orden hasta que crecen y se apropian de sus responsabilidades y quehaceres.

Que muchachitas y muchachitos de 13 quieran encerrarse en su pieza es lógico, están creciendo y precisan de cierta intimidad.

Ahora bien: que chicos y chicas de 15 a 17 años estén al borde del coma alcohólico, eso jamás debe ser considerado normal y aceptado como inevitable.

Podés leer: En defensa del NO: por qué enseñar a los hijos que diferenciarse es valioso

Estamos negociando con la salud de nuestros chicos… Padres de brazos caídos que expresan:

-“Yo no estoy de acuerdo, pero todos lo hacen”

– “Así son las cosas ahora, los chicos toman desde temprano, yo hablé con mi hijo y le dije que se cuide”

Uno de los fenómenos sociales más peligrosos en estos últimos tiempos es el de las fiestas de egresados de los chicos al final del colegio secundario. Ellos van allí a coquetear con la muerte y lo más grave es que van con autorización firmada por sus padres.

Embanderados en el miedo a crecer, se enfrentan al peor de los enemigos, que es ese que se menosprecia, el que se da por débil y controlado. Se enfrentan a riesgos difíciles de mensurar. Salen a buscar el límite, y lo más triste, es que a veces lo encuentran

Hablo de la exogamia (exo -afuera/ gamia -familia) riesgosa. Hablo de salir del mundo de ser niño “eligiendo” vivir situaciones en donde si sale bien será una anécdota para contarle a los nietos, pero si sale mal… Hablo de fiestas de egresados, hablo de lo mucho que asusta crecer y de la manera en que los chicos enfrentan ésto, con la mirada resignada y hasta cómplice a menudo de los padres.

Y les hablo a ellos, a los adultos que miran sin ver.

Podés leer: Por qué no debemos naturalizar el consumo de marihuana en los jóvenes

El mundo del disparate, el reino del descontrol

Dentro de los boliches, en las fiestas de egresados está prohibida la venta de bebidas alcohólicas a los menores. Pero, en el reino de la hipocresía, las cosas se resuelven de alguna manera. Todo el alcohol que sea posible imaginar está en la previa, trampa perversa avalada por los padres que legitiman amparados en la “trampa del todos lo hacen”. Los boliches acompañan los criterios de protección legal para evitar juicios y perjuicios.

Los estudiantes “previan” (si, hay verbo para la antesala de la fiesta) y tratan en ese ritual de tomar todo lo que puedan porque van contrarreloj. En las previas buscan casas “habilitadas” para el alcohol y, si no lo consiguen, la harán en alguna plazoleta oscura

Las bebidas serán compradas con dinero de los padres claro está, los chicos no trabajan todavía, son estudiantes.

Los padres dan este dinero y advierten “juiciosamente”: “Si van a tomar háganlo con prudencia, miren que les puede hacer mal”. Disparate semejante a decirle a un niño de 3 años: “Te dejo esta bolsa de caramelos acá, comé sólo 3 ¿sí?” Por supuesto que al cabo de unas horas la bolsa estará vacía, un niño no puede todavía tener noción del riesgo y del “privarse”. Un adolescente pulseando por crecer tampoco.

alcohol en la adolescencia

Podés leer: “La forma en que los jóvenes toman alcohol genera un daño neurológico irreversible”

Los chicos no toman alcohol por el gusto de hacerlo, como puede pasar con un adulto que compra una botella de buen vino, o un licor que le apetece para degustarlo en ocasión especial. Los chicos toman para lograr rápidamente el efecto deseado, esto es emborracharse, perder prejuicios, soltar inhibiciones. En el menor tiempo posible, porque los chicos hoy no saben esperar. Y las vergüenzas, los miedos, los “no puedo” con el alcohol y con otras sustancias se diluyen rápidamente.

El sentido de las previas es poder prepararse para la diversión, y la manera es intoxicándose y perdiendo temores. No conciben los jóvenes otra manera: culturalmente el alcohol se ha convertido en el “camino de lo fácil y seguro”. Sin medir riesgos, claro está

Una vez que termina la previa, en la puerta del boliche, los patovicas testean el estado de los chicos antes de entrar. Si están muy alcoholizados, quedan afuera (por resguardo de la responsabilidad legal del lugar). Para muchos la fiesta termina muchas veces antes de empezar.

Como agregado especial, se suma un invitado de honor a esta fiesta: las peleas entre estudiantes de diferentes colegios. El día del evento los chicos son “los dueños de casa “ y, como tales, ese día invitan a chicos y chicas de otros colegios a su fiesta, lo cual me parece muy bien, y lo digo sin ironías.

El problema es que muy frecuentemente el escenario de la fiesta es aquel donde se intentan “resolver” viejas rencillas pendientes entre grupos de diferentes colegios. Las resuelven a piedrazos, botellazos y, los que no participan, esperan ese momento como si fuera la pelea de fondo de una velada de boxeo.

Te puede interesar: Erotización temprana: los riesgos de separar mente y cuerpo en la adolescencia

Por supuesto esto transcurre puertas afuera del boliche, con lo cual los chicos quedan en la calle a horas de madrugada, expuestos a múltiples situaciones de riesgo.

Otra modalidad en algunos grupos sociales es alquilar quintas o residencias, habilitando en muchos casos la “canilla libre”, lo cual es literalmente ponerle un revolver en mano a un infante. Los padres acompañantes van unas horas y después los hijos quedan a merced del destino.

No puedo dejar de sorprenderme con la inacción de algunas comunidades de padres.

Dando una charla taller en el interior una de las madres me comenta su preocupación porque en ese momento los chicos estaban en ruta de una localidad a otra, en moto, y la “costumbre” es que mientras viajan llevan un tanquecito con Fernet y bebida cola y van bebiendo por una manguerita. Conducta suicida: no daba crédito a lo que me contaban. Acabábamos de ver video de una campaña de prevención de las adicciones. Tenía ganas de decirles: “Suspendemos la charla y vayan YA a buscar a sus hijos”.

Como frutilla del postre, los estudiantes llegan a la fiesta en micros alquilados, los “party buses”. Descontrol sobre ruedas, en algunos casos los últimos tragos del alcohol se toman allí.

De ninguna manera es batalla perdida, pero hay mucho para hacer, mucho y difícil, pero no imposible.

Podés leer: Cómo saber si tu hijo tiene problemas con el alcohol: consejos para padres

Caja de herramientas para padres que no se resignan:

  • Armar redes saludables entre los mismos padres, tomemos conciencia para que los chicos no tomen riesgo. Esta es la ecuación.
  • Buscar información suficiente y sólida para contrarrestar lo mucho que los chicos saben respecto de las sustancias desde una mirada omnipotente y sectorizada.
  • Pensar estrategias para que las fiestas puedan ser seguras, y no negociar lo innegociable, la salud de los chicos.
  • Designar padres responsables y con personalidad para que supervisen las diferentes instancias de la organización.
  • Coordinar instancias de reflexión con participación de especialistas, si es posible, para que los chicos tomen conciencia de riesgos y consecuencias del descontrol.
  • Detectar “líderes positivos” dentro del grupo de chicos y fortalecerlos para que puedan ellos también desde dentro del grupo transmitir conciencia.

Te puede interesar: “El alcohol es la adicción más preocupante, y el problema no son los chicos sino los padres”

Muchos deben pensar “este hombre exagera, en la mayoría de las fiestas nada terrible pasa.” Quizás sea así, pero que un chico muera por año, o quede con lesiones de por vida por accidentes a causa del consumo de alcohol y sustancias psicoactivas es mucho. Y es caro, muy caro. Y les aseguro, a mi pesar, que pasa mucho más que eso.

La fiesta debe ser exactamente eso, una fiesta, y no una cornisa en donde nuestros hijos hacen equilibrio

Nuestros chicos precisan que estemos allí cerca para cuidarlos, son pichones que precisan aún de una mirada adulta, amorosa y responsable.

  • Alejandro Schujman es psicólogo especializado en familias. Director de Escuela para padres. Autor de Generación Ni-Ni, Es no porque yo lo digo y coautor de Padres a la obra.​​

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!