Un padre encuentra a su hija desaparecida hace 24 años contando la historia a los pasajeros de su taxi

En un descuido, Wang Mingqing perdió a su hija en 1994, cuando trabajaba en un puesto callejero de fruta y ella, de solo tres años, estaba a su lado

Un taxista de la ciudad central china de Chengdu ha logrado encontrar a su hija, desaparecida hace 24 años, gracias a la utilización de su taxi para difundir la historia y darla a conocer en todo el país, informa este martes Diario del Pueblo.

El taxista, llamado Wang Mingqing, decidió hacerse taxista en 2015 para poder conocer más gente y contar al mayor número posible de personas la historia de su hija, perdida en 1994, cuando sólo tenía tres años, en un descuido de su padre cuando éste tenía un puesto callejero de fruta y ella estaba a su lado.

Wang se registró como conductor, puso un cartel con la imagen de la hermana de Qifeng —ya que ambas se parecían y no tenían una foto de Qifeng de mayor— en la ventana trasera, y daba tarjetas con información a cada pasajero que transportaba.

Él y su esposa pasaron años pegando carteles con la cara de su hija, en contacto con la policía y visitando orfanatos y hospitales, pero ha sido en el taxi, contando la historia a más de 17.000 pasajeros, cuando el padre logró llegar a más gente.

La hija de Wang conoció el mes pasado a través de la prensa la búsqueda de su padre mediante el taxi, contactó con la Policía y con sus padres el pasado 16 de marzo, y el 1 de abril se hizo una prueba de ADN que confirmó que era la niña perdida hace casi un cuarto de siglo.

Un dibujante

Finalmente hubo avances el año pasado. Un dibujante de la policía se enteró de la historia y decidió ayudar. Realizó un dibujo de cómo se vería Qifeng de adulta y la imagen circuló por internet.

A 3.000 kilómetros de distancia, Kang Ying la vio recientemente y se sorprendió por lo mucho que se parecían.

Contactó a Wang hace dos semanas y descubrió que compartía algunos rasgos inusuales con su hija desaparecida, incluida una pequeña cicatriz en la frente y una tendencia a tener náuseas cada vez que lloraba.

Organizaron una prueba de ADN y el resultado fue positivo. El lunes, Wang y Kang Ying hablaron por primera vez y este martes se vieron en persona tras 24 años.

“Papi te ama”, le dijo Wang entre las lágrimas de ambos. A partir de ahora, papá está aquí, no necesitas preocuparte por nada, papá te ayudará”.

Fuente: EFE / BBC

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!