Cuatro cosas que hacemos mal cuando aconsejamos a un amigo

Ver sufrir a un amigo debe ser uno de los sentimientos más angustiantes que existen. Un nudo se apodera de nuestro estómago y la duda se abre camino entre nuestras ideas. Pero es mucho peor cuándo no sabemos qué hacer para ayudar.

Muchas veces en el afán de “hacer algo” no logramos ser de gran ayuda, e incluso empeoramos la situación sin darnos cuenta. Si bien muchas veces decimos que lo que cuenta es la intención, a veces no es suficiente para saber cómo aconsejar a una amiga o amigo. 

Cómo aconsejar a un amigo

Cada persona es un mundo y no podemos decirte exactamente lo que vas a tener que decir en cada situación particular. Sin embargo, podemos decir cuáles son los errores más frecuentes que las personas cometen cuando quieren reconfortar a un amigo.

1. No le exijas que piense positivo

Cuando vemos a alguien angustiado nuestro primer instinto es decirle que todo va a salir bien, que piense en positivo, “el tiempo cura las heridas” y “todo pasa por una razón”. Pero hay ciertas heridas como la pérdida de un hijo o pareja que no pueden resolverse de esta manera. Presionar a las personas para que sean felices no siempre es una buena idea, pone presión sobre sus hombros y puede hacerlos sentirse “inadecuados”. Sentirse mal por sentirse mal simplemente los hace sentir peor.

Presionar a un amigo para que se sienta bien no es una buena idea

Si te encontras con alguien en esta situación, lo mejor que podés hacerlos es impulsarlos a compartir su sentimientos sin juzgarlos ni guiarlos en cómo deberían ser.

2. Aceptá que su experiencia es diferente a la tuya

“Entiendo como te sentís, cuando a mi perro le descubrieron torticolis casi me muero”. No, la torticolis de tu perro no tiene nada que ver con el fallecimiento de su abuelo. Tratar de empatizar contando una experiencia similar se llama “narcisismo conversacional” y nos centra a nosotros en medio de la charla en lugar de a la persona que está sufriendo.

Seguir leyendo: Relaciones tóxicas: ¿sabés lo que es un amigo ambivalente?

La realidad es que es poco probable que alguna vez te hayas sentido exactamente igual a la persona que tenés en frente, no es necesario que lo hayas hecho pero eso no te impide acompañarlos. En ese momento lo mejor que podes decir es que reconocés su dolor, que entendés que se sientan así y decirle que estás ahí para el o ella.

3. Los consejos no siempre son necesarios

Queremos ayudar con un consejo y se nos escapa “andá al gimnasio, te va a distraer” o “quizá lo que necesitás es salir con tus amigos”. Ninguna de esas frases es de gran ayuda para alguien que está atravesando un proceso de duelo o angustia.

En lugar de eso no hay problema en admitir que no sabemos qué decir, que nos gustaría poder decirle algo en concreto pero que sea lo que sea que tenga que pasar, vamos a estar ahí para hacerles companía.

 4. No le pidas que te avise si necesita algo, hacé algo

Muchas veces intentamos demostrar apoyo con alguna frase similar a “avisame si necesitás algo” o “decime cualquier cosa”. Eso lo único que hace es poner la responsabilidad de pedir ayuda en la persona que se siente mal.

Leer más: Una amistad que celebra la vida a los 70 años

Suena trillado pero los hechos hablan mucho más que las palabras y en este caso en particular es así. En lugar de ofrecer ayuda, da ayuda, hacé algo concreto. Llevale comida, busca a los hijos de tu amiga por el colegio, acompaña a tu amigo al médico pero hacelo.

Nuestros amigos son demasiado importantes en nuestra vida como para descuidarlos. Cuando das amor se multiplica y podemos hacer sentir a alguien mucho mejor en el camino.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!