Cómo hablar con hijos adolescentes: consejos para madres

Muchos padres sientem que es muy difícil abordar algunos temas con los hijos cuando entran en la adolescencia. Consejos.

Tus hijos o hijas entran en la adolescencia y… Aunque parezca imposible, ¡hablar con ellos/as es posible!

Aunque parezca grande, soberbio/a y arrogante, tu hijo/a adolescente está lleno/a de miedos e inseguridades porque está en un estado de transición entre su infancia y su adultez.

Podés leer: Cómo acompañar la sexualidad de nuestros hijos con naturalidad

Aunque nuestro consejo parece siempre innecesario, antiguo e inoportuno, ellos/as lo están esperando.

Aunque estés preocupada, acercate con una postura abierta. Esto se transmite en la tranquilidad con la que te sentás en el sillón dispuesta a escuchar.

Lo contrario es la postura rígida y solemne que recuerda más a un juez que dicta sentencias, que a una madre o padre que intentan comunicarse.

Aunque estés enojada, primero escuchalo/a atentamente sin dar opinión, solo preguntando cuando no entiendas algo de su relato.

Aunque te cueste, ahora es tu momento: hablá, dá tu opinión en forma clara y contundente. Empezá por algo en que estés de acuerdo para “abrirle el oído” y luego seguí con tu forma de ver y pensar ese conflicto, siempre teniendo en cuenta que los tiempos cambian y que hay diferencias entre la cultura en la que vos viviste tu adolescencia y la cultura actual en la que ellos se desenvuelven.

Podés leer: «Los hermanos sean unidos»: 5 actitudes que los padres debemos evitar para cuidar ese vínculo

Aunque te parezca que no hay solución porque te nubla el enojo, siempre hay una forma de desatar el nudo: una puerta que se abre y te enseña la salida, un camino aceitado para aquello que se atascó. Mostrate serena y firme.

Aunque les cueste reconocerlo, tus hijos/as te sentirán como un referente que guía y orienta al cual podrán volver ante la próxima dificultad o desacuerdo.

Aunque no lo parezca, estamos construyendo un vínculo fuerte entre padres e hijos/as. ¿Por qué fuerte? Por 3 motivos:

1. Porque tolera la dificultad.
2. Porque la manifiesta.
3. Porque encuentra una vía de salida.

Aunque te canses de intentarlo y muchas veces te frustres, ¡nunca te rindas en tender un puente con tus hijos/as adolescentes!

FuenteDra Adriana Grande, médica y psicoanalista.

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!