Ojo turco: qué significa y cómo usarlo contra las malas vibras

Conocé cuáles son las propiedades de este amuleto y en qué situaciones se recomienda. Qué es el ojo turco, qué significa y cómo usarlo.

Su nombre original es ‘nazar boncuğu’, del idioma turco, que significa “abalorio del mal de ojo”. Es vistoso y probablemente te lo hayas cruzado en alguna ocasión. Pero no se trata de una simple pieza de joyería o un accesorio de decoración: tiene un valor simbólico y energético que los turcos consideran muy potente y que debe ser activado para disfrutar sus beneficios. Te contamos qué es el ojo turco, qué significa y cómo usarlo para evitar las malas vibras

Qué es el ojo turco y qué significa

Es probable que alguna vez hayas oído hablar del ojo turco como una especie de amuleto, incluso lo viste en la pulsera de un conocido o quizás lucía como un adorno en la sala principal de una casa que visitaste. Resulta que este objeto tiene un significado interesante y los expertos esotéricos recomiendan su uso para evitar y protegerte contra las malas energías.

Te puede interesar: Feng Shui: lamparitas quemadas, goteras, y otros “signos” que hablan de vos

Se trata de un talismán que llevas con vos mismo como un aliado de protección espiritual. Pero no sirve únicamente para usarlo de accesorio o guardarlo en un bolsillo. Primero, es necesario activar su energía protectora y luego seguir diferentes pasos para aprender a portarlo.

Cómo se activa el ojo turco

Para poder activar el ojo turco, hay que someterlo a un proceso de limpieza energética. Así lo hayas comprado en la tienda más confiable, el amuleto puede impregnarse de malas vibras, causándote efectos adversos en cuanto lo comiences a usar.

Leer más: 6 piedras que alejan la mala energía de tu vida

Es importante hacer esta aclaración, ya que un ojo turco que no esté limpio y activo puede ocasionarte mareos, agotamiento y desánimos. Se puede limpiar con agua y sal, agua y jabón o con incienso.

Una vez hecha la limpieza del amuleto, hay que activarlo. Para hacerlo, es necesario dejar expuesto el ojo turco a los rayos del sol o a la luz de la luna. Al mismo tiempo, debemos cargar el amuleto con las intenciones que queramos manifestar.

Puedes ver: Beneficios del Palo Santo: usos de la madera sagrada

Es así que hace falta indicarle cuáles son esas malas energías que queremos evitar. Por ejemplo, le podemos pedir protección contra los robos, la envidia, los celos, etc. Al elegir alguna mala energía, vamos a agarrar el amuleto con las manos y con los ojos cerrados le vamos a otorgar el poder de protección contra esas vibras negativas.

Formas de usar el ojo turco

Se puede usar el ojo turco de la manera que uno más lo quiera, desde un collar, un anillo, una pulsera y hasta la ropa interior. Pero también está la opción de mantenerlo oculto, lo que no va a restarle poder de protección contra malas energías.

Se puede guardar dentro de la ropa, en tu bolso de uso diario o dejarlo reposar en la entrada de tu casa o un negocio, anulando la energía negativa de quienes entren y salgan.

Ojo turco para proteger la casa de malas energías

Si quieres alejar las malas energías de tu casa, pero no sabes cuál es el mejor lugar para poner un ojo turco, la mejor idea es colgarlo en la puerta de entrada. Esto permite hacer como una especie de “filtro” que no deja pasar las vibraciones negativas que la gente traer al entrar por la puerta.

Ver más: Claves para activar la entrada del hogar y bloquear malas vibras

Otra opción es colocarlo dentro de la casa, pero garantizando que mire hacia afuera. Esto logra simbolizar como que el amuleto queda vigilante hacia la puerta.

Qué ocurre cuando se rompe

Si bien este amuleto es capaz de protegernos de las malas vibras, no quiere decir que tiene capacidad para durar para siempre. Por lo general, ocurre que cuando un ojo de turco se rompe o estalla se dice que el amuleto ya cumplió su función de protección. O también que el amuleto luchó contra una energía bastante fuerte.

Una vez que se rompa, no hay que volver a portarlo sino que más bien hay que tirarlo

Llegados a este punto, es necesario sustituirlo por un ojo turco nuevo y hacer el mismo proceso del principio otra vez (limpiarlo, activarlo y cargarlo).

También es conveniente recordar en qué momento se quebró el primer amuleto, es decir, dónde estabas o con quién, para detectar si estás rodeándote de energías negativas.

Te puede interesar: 7 consejos de un monje budista para hacer limpieza en el hogar

Pero, para saber si ya es hora de cambiar un ojo turco no es necesario esperar a que se rompa del todo. Una vez que le notes alguna rasgadura, será suficiente para entender que cumplió con su tarea y que debes conseguir uno nuevo.

Continuar leyendo: