El cariño de los niños “revive” a un hombre de 91 años con demencia

Cuando el cerebro enferma pero el corazón aún recuerda. Un hombre de 91 años con demencia severa disfruta cada día acompañado por unos niños de una escuela cercana.
demencia empatia niños

Hoy te contamos la historia de Gene McGehee, un hombre de 91 años que se siente afortunado, encontrando cada día un tiempo diario en el que es sumamente feliz.

El hombre padece demencia severa, su cerebro está enfermo y desmemoriado, pero cada día cuando sale de su casa a dar un paseo por su barrio en Vidalia, Louisiana, en Estados Unidos, siempre encuentra a un grupo de niños de la escuela infantil ubicada al otro lado de la calle que vienen a jugar con él.

hacer crucigramas cerebro

También podés leer: Cerebros resistentes al Alzheimer: por qué no hay que jubilarse intelectualmente

Gene en sus paseos diarios primero conoció a la maestra de la escuela, Megan Nunez, y le preguntó su nombre. “Todos los días cruzo la calle y nos encontramos”, afirma Megan, la profesora.

Y durante 3 años, Gene “ha estado conociendo a Megan por primera vez”, ya que en los últimos años ya no la recuerda ni siquiera del día anterior. Pero ella se dio cuenta de la afinidad y empatía que surgió entre este hombre enfermo y los niños de su escuela, entonces los acompaña cada día un ratito para que ellos jueguen con él.

Megan dice que esto es instinto puro y empatía total.

Siempre les decimos a los niños que su cerebro está un poco enfermo, pero que su corazón los recuerda y los quiere

alzheimer bicicleta

También podés leer: Ella tiene Alzheimer y él creó una bicicleta para pasear juntos

Gene tiene una demencia severa y apenas puede recordar su propio rostro. Su hija Cathy dice que además también sufría depresión debido a la soledad, hasta que estos niños de la escuela infantil llegaron a su vida.

“Oh, Dios mío, han sido una gran bendición para mi padre. Y él se alegra y es feliz durante esos minutos que disfruta cada día”

Durante al menos una hora todas las tardes, Gene disfruta de ese tiempo con los niños. Y aunque más tarde lo olvidará todo, algo permanecerá en los recovecos de su mente y de su corazón.

“Simplemente va directo al jardín delantero”, dijo Cathy.

alzheimer es hereditario

Además podés leer: Confirman que la oxitocina, hormona del amor, podría ayudar a revertir el Alzheimer

Si te gustó esta nota tan emotiva, podés leer más: