El papá de una víctima de Once dona un rinón a su esposa para seguir en la lucha por Justicia

Mónica Bottega, mamá de una de las víctimas de Once, explicó que tiene que pasar por el trasplante para así poder seguir con su reclamo de justicia.

José Pontiroli, o Pepe, el nombre con que lo conocen sus amigos y Mónica, su mujer, son los padres de Tatiana, una de las jóvenes víctimas de la tragedia de la estación de trenes de Once. Nuevamente en estos días se enfrentan a otra situación límite.

Mónica necesita un riñón para seguir viviendo. Luego de hacerse varios estudios, los médicos le confirmaron que su marido y papá de Tatiana, José “Pepe” Pontiroli, es compatible y podría ser el encargado de ayudarla a tener “otra oportunidad”.

Tatiana Pontiroli

Leé también: Memoria y Justicia, 100 artistas se unieron por las víctimas de la AMIA

En una entrevista con radio Continental, Pepe explicó que “Me puse muy contento sabiendo que podía ser útil dándole mi riñon…yo sé que mi riñon está perfecto, así que va a mejorar su calidad de vida”.

“El primer cachetazo y revuelco que tuve con la tragedia de Once no logró dejarme en el suelo, me pude parar y seguir con la lucha y el reclamo de Justicia y para poder continuarlo tengo que pasar por este trasplante”, dijo Mónica en ese diálogo con radio Continental y se definió como una “enamorada de la vida”. Por momentos, sumó la mamá de Tatiana, se siente que el órgano no va a llegar. Por eso, tenerlo es contar con “otra oportunidad”.

“De acá en adelante voy a tener años de regalo y que sea mi marido el donante no tiene precio” expresó Mónica sensiblemente emocionada

Ahora espera que desde la Fundación Favaloro le den la fecha de la operación. “Queremos que la cirugía llegue lo antes posible”, sumó.

Leé también: Piñon Fijo y Pedro Aznar juntos en una Ronda de Paz, homenaje al pequeño Sebastián, victima en la AMIA

Tatiana preparaba la tesis de la licenciatura en Diseño de Indumentaria en la Universidad de Morón y había comenzado un microemprendimiento para fabricar accesorios. Ese fue el motivo por el cual subió al tren donde murió: iba a comprar materiales.

Leé también: AMIA, 24 años de impunidad

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!