Volvamos a los aplausos, gritemos gracias: no abandonemos a quienes nos cuidan

En el día del amigo, Buena Vibra nos invita a volver a la emoción y el agradecimiento a esos amigos invisibles que se arriesgan desde que comenzó la pandemia
volvamos a los aplausos

Hace más de 120 días, una palabra que no existía llegó para instalarse en nuestro vocabulario diario: coronavirus. Ese fantasma que modificó nuestras rutinas y nos hizo quedar en casa nos atormenta casi desde arrancó el año, primero desde China y luego desde Europa.

Mirando aquellas imágenes, casi incrédulos, empezamos a sensibilizarnos con historias que todavía nos quedaban lejos. Veíamos a Italia y a España llorar y sufrir en manos de ese cuco llamado pandemia y sentimos la necesidad de seguir sus pasos, de vibrar con ellos. Así llegaron cada noche los aplausos para esas personas esenciales que, desde que arrancó la cuarentena, debieron dejar sus casas y salir a trabajar para cuidarnos a todos los que podíamos cobijarnos en el nido.

 

Cada noche, esperábamos que se hicieran las 21 para salir a los balcones, ventanas o terrazas y brindar nuestro agradecimiento y apoyo a todos ellos. Había pocos casos en Argentina, la cantidad de médicos, enfermeros, camilleros y otros miembros del equipo de salud todavía no multiplicaban páginas de infectados en una lista cada vez más larga. Tampoco había, todavía, víctimas fatales entre esos ángeles que hoy velan por nuestra salud. Pero ahí estábamos, firmes, aplaudiendo, cada noche…

Pasaron días, pasaron meses… Y nos acostumbramos al encierro naturalizando o dejando en el olvido la labor de éstos héroes que nunca descuidaron la trinchera y que hoy sufren pérdidas, bajas, angustias, estrés… Les toca agotarse cada día, les toca llevar el virus a sus casas y afectar a su gente, y les toca decir malas noticias a pacientes y familiares, y comunicar a veces eso que quisieran no tener que decir nunca… Les toca acompañar a quienes sufren a solas, aislados, la pelea contra el Covid-19. Les toca poner el cuerpo.

El día del amigo es quizá una fecha especial para volver a homenajearlos. Porque ellos siguen ahí, no nos abandonaron. Volvamos a aplaudirlos. Y ahora más fuerte que nunca. GRACIAS POR TANTO. Esta noche, cada noche, allí estaremos.

manos solidarias

Podés leer: El amuleto que comparten los médicos para combatir el miedo y apostar al triunfo, cada día y con cada paciente

Podés seguir leyendo: