Un hotel rejuvenece estructuras viejas en China

Agregaron colores, dividieron espacios que estaban sin uso dándole nueva vida, pintaron sectores sombríos, agregaron ventanas y entradas de luz natural. Y finalmente abrieron este Hotel Joven.

Este trabajo forma parte del proyecto “iD Town”, que consiste en convertir un sector de la ciudad de Guangzhou, China, en un distrito de arte, experimentación e investigaciones artísticas. La estructura original había servido como edificio de dormitorios para los trabajadores de la fábrica Honghua que albergaba el primer grupo de colonos inmigrantes permitidos después de la política de reforma aprobada en Shenzhen. Se trata de una estructura cuyo carácter ha cambiado significativamente, aunque su función no lo hizo.

El proceso de actualización se compone principalmente de dos acciones espaciales: en primer lugar equipar el pasillo central con la nueva infraestructura hotelera para facilitar las nuevas unidades de habitación, y en segundo lugar la instalación de una secuencia de aperturas en la fachada (completadas en acero oscuro) de la caja prefabricada de hormigón existente para crear una interacción más dinámica entre el edificio y la naturaleza circundante. Se mantuvo la disposición general del edificio, así como las texturas rugosas de envejecimiento del hormigón. Mediante la utilización de acero oscuro y vidrios de colores, los arquitectos transformaron la fachada con la proyección de las cajas que contienen las cortinas perforadas y las ventanas de cada habitación Las funciones de la planta baja se replantearon como un espacio social de usos múltiples con una variedad de instalaciones que contienen recepción, cafetería, cocina abierta y el espacio común. Por una sutil alteración de la estructura original este puñado de funciones se relacionan dinámicamente a uno y otro.

Las unidades de vivienda, que se encuentra desde el segundo piso hasta el cuarto, fueron devueltos a la vida mediante pequeñas adaptaciones del marco original, con lo que se le dio la posibilidad de una nueva perspectiva a la composición espacial original. Todas estas alteraciones sutiles pero influyentes crearon un nuevo aliento a esta estructura una vez arruinada.

El estudio chino de arquitectura “O-office”, cuyos integrantes han logrado hacerse un nombre por sí mismo con sus renovaciones magistrales de estructuras de hormigón abandonadas, son quienes han completado recientemente el “Youth Hotel” (Hotel Juventud) en Guangzhou, China, ciudad donde tiene su sede el estudio.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo