Arabia Saudita: la emoción de las mujeres al conducir por primera vez tras décadas de prohibición

Tras una larga lucha de casi treinta años por su derecho a estar al volante, las ciudadanas celebraron el fin del veto lanzándose a recorrer las avenidas de Riad y otras ciudades del reino desde el instante en que la medida entró en vigor a las 0:00 de este domingo

La prohibición de que las mujeres conduzcan en Arabia Saudita, vigente durante décadas, llegó a su fin y las conductoras, emocionadas y orgullosas, empezaron a circular por Riad con un sentimiento de libertad aunque las discriminaciones persistan.

Poniendo fin a una prohibición única en el mundo, Arabia Saudita autorizó a las mujeres a conducir, una reforma histórica para este reino ultraconservador de 32 millones de habitantes.

Tan pronto como se había levantado la prohibición, las mujeres empezaron a recorrer al volante las iluminadas avenidas de la capital, Riad, y de otras ciudades del reino. Algunas pusieron la música de sus autos a todo volumen.

La decisión que puso fin a una prohibición única en el mundo, supone un gran paso en esta sociedad pero se produce en medio de acusaciones de una creciente represión contra activistas de derechos humanos

Anunciada en septiembre de 2017, esta decisión promovida por el príncipe heredero Mohamed bin Salmán forma parte de un amplio plan de modernización del rico país petrolero. Pone fin a una prohibición que se convirtió en símbolo del estatus de inferioridad que se les da a las mujeres.

“Es un paso importante y una etapa esencial para la movilidad de las mujeres”, resumió Hana al Jamri, autora de un libro que se publicará próximamente sobre las mujeres en el periodismo en Arabia Saudita.

Las sauditas “viven en un sistema patriarcal. Darles el volante ayudará a desafiar las normas sociales y de género que obstaculizan la movilidad, la autonomía y la independencia”, dijo.

Para muchas mujeres, sauditas y extranjeras, la medida permitirá reducir su dependencia de chóferes privados o de los hombres de su familia. “Es un alivio”, declaró a la AFP Najah al Otaibi, analista del centro de reflexión prosaudita Arabia Foundation.

“Las sauditas tienen un sentimiento de justicia. Durante largo tiempo sufrieron el rechazo de un derecho fundamental que las ha mantenido confinadas y dependientes de los hombres, haciendo imposible el ejercicio de una vida normal”, indicó.

Impacto social y económico

A principios de junio, el reino entregó los primeros permisos de conducir a las mujeres. Algunas canjearon sus permisos extranjeros por un permiso saudita después de haber aprobado un examen. Unos tres millones de mujeres podrían obtener el permiso y comenzar a manejar desde ahora hasta 2020, según la consultora PricewaterhouseCoopers.

Se abrieron escuelas para aprender a conducir en ciudades como Riad y Yeda. Algunas enseñan incluso a manejar motos Harley Davidson, algo impensable hace tan solo un año

Muchas sauditas han compartido en las redes sociales sus planes para el domingo. Afirman que acompañarán a su madre a tomar un café o comer un helado, una experiencia banal para el resto del mundo pero excepcional en Arabia Saudita.

Desde el punto de vista económico, las consecuencias podrían ser solo beneficios, según expertos. El fin de la prohibición podría estimular el empleo de mujeres y, según una estimación de Bloomberg, agregar 90.000 millones de dólares a la economía al 2030.

Fuente: El País de Uruguay / AFP

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que
hacen bien

¡Hacete fan!