Un rescatista argentino conmueve al mundo

La foto está dando la vuelta al mundo. Nicolás Migueiz Montán, guardavidas argentino, de 34 años, viajó a Grecia para colaborar con las tareas de rescate de los refugiados.

Este fin de semana, un catamarán que transportaba a más de 150 refugiados, en su mayoría sirios, casi naufragó en el Mar Egeo. Entre las imágenes, que rápidamente recorrieron el mundo, resaltó la de un joven barbudo abrazado a un niño. Era Nicolás, que había viajado miles de kilómetros, conmovido por la crisis humanitaria que sufrían miles de personas muy lejos de su casa.

refugiados

El milagro es que gracias a su tarea y la de tantos otros, no hubo muertos. Según contó Nicolás, decidió que “no era suficiente mirar las noticias” por televisión. Sintió que debía viajar y ponerle el cuerpo y el corazón a las personas que están sufriendo la crisis migratoria de África y Oriente Medio.

 salvataje de refugiados

Orgullo nacional

Nicolás Migueiz Montán trabaja como voluntario en las tareas de rescate de inmigrantes europeos desde hace un par de meses, cuando decidió viajar desde Barcelona, donde trabajaba como guardavidas desde hace 7 años.

“Hace mucho frío y se viven situaciones dramáticas. Al principio era muy gratificante, pero ahora se está complicando cada vez más”, contó Nicolás, que es oriundo del partido bonaerense de Pilar. “Terminó la temporada y quisimos venir para ver si servía dar una mano. Cuando llegamos acá, vimos que cuando arriba la barca se complicaba el desembarco las autoridades no se metían a acercar la embarcación. Los inmigrantes vienen con chalecos salvavidas que son de muy mala calidad y se a ahogan 50 o 100 metros de la costa”, relató.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo