Un inquietante agujero negro devora todo lo que hay en su camino

Astrónomos de la NASA observaron el monstruoso fenómeno que se dirige a gran velocidad por el espacio con un potencial devastador

Los agujeros negros son famosos por su potencial sin límites. Con su presencia aparente en el centro de cada galaxia, Vía Láctea inclusive, controlan la formación de estrellas y pueden deformar todo lo que se les cruce por su camino. Por ejemplo, la noción de tiempo-espacio.

Su capacidad letal siempre se encuentra al resguardo de su lejanía

Pese a la distancia que supone, un equipo de astrónomos descubrió un agujero especialmente inquietante. A 8 mil millones de años luz de la Tierra, en una galaxia denominada 3C 186, descubrieron uno supermasivo que se desplaza a través del espacio a 7,5 millones de kilómetros por hora. Una increíble velocidad que les permitiría llegar en menos de 3 minutos de la Tierra a la Luna.

El agujero negro supermasivo se dirige hacia la Vía Láctea, pero eso todavía no es la mayor preocupación de los científicos.

Saben que faltan miles de millones de años para que tenga posibilidad de arribar. La cuestión que los desvela es cómo se produce el fenómeno de desplazamiento, si se considera que el agujero negro en estudio pesa mil millones de veces lo que el sol.

Hace más de 100 años, Albert Einstein había predicho un fenómeno semejante

Decía que el fenómeno involucraba ondas gravitacionales, las cuales definió como ondulaciones en el tiempo: espacios causados por los potenciales eventos más catastróficos del universo.

El agujero negro en cuestión fue detectado en una imagen tomada por el telescopio espacial Hubble de la NASA. La mancha difusa que implicaba la galaxia 3C 186 contenía un punto curiosamente brillante, resplandeciente.

Después de análisis pormenorizados, pudieron determinar su descomunal peso y velocidad a la que se dirige. A su vez, la imagen del Hubble ofreció una pista sobre el curioso desalojo del agujero negro del centro de su galaxia. Al parecer, la debilidad de la galaxia 3C 186 había llevado a fusionarse con otro sistema y, por añadidura, sus agujeros negros también se mezclaron.

Lo que sigue a continuación son conjeturas. El equipo teorizó que a medida que las galaxias chocaban, sus agujeros negros se rodearon a la vez que lanzaban ondas de gravedad “como el agua de un rociador de césped”, tal cual describieron. Al contener diferentes masas y velocidad de rotación, los agujeros negros habrían enviado más ondas gravitaciones en una dirección que en otra.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el mundo

¡Hacete fan de Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que hacen bien

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de Buena Vibra!

Ayudanos a compartir notas que hacen bien

¡Hacete fan!